La historia se repite en el Paseo de la Dirección

Después de 33 meses de paralización de las obras del Paseo de la Dirección por parte de Dragados, que han dejado el vecindario levantado y en unas condiciones terribles, parece que algo ha empezado a moverse allí. De un lado, la empresa que gestionba el proyecto en fuga, de otro el ayuntamiento haciendo dejación de sus responsabilidades…hasta que recientemente los vecinos se hartaron y protagonizaron cortes de tráfico e irrumpieron en el pleno municipal.

En un paseo azaroso por la hemeroteca he encontrado alguna prueba de que la historia suele repetirse para los barrios humildes.

En tiempos del alcalde Pedro Rico ya se hablaba de la necesidad nunca satisfecha de arreglar la zona del Paseo de la Dirección. Podemos leer en el periódico La Libertad del 11 de julio de 1931 como, el mismo día que en el ayuntamiento se leía una felicitación del ayuntamiento de París a la ciudad por el advenimiento de la República, se trataba el tema en los siguientes términos:

Lucio Martínez interesó del señor alcalde que se acometa cuanto antes las obras del paseo de la Dirección.
–         ¿Cuándo van a comenzar las obras del paseo de la Dirección?
Luego adornó su demanda con estas consideraciones:

Estoy cansado de ir por despachos de técnicos y por negociados, sin conseguir que las obras se hagan. En todas partes me dan muy buenas palabras; pero por el paseo de la Dirección no aparece ni un obrero.

Y el alcalde replicó, sobre poco más o menos:

—Pues yo he dado ya las órdenes oportunas; pero el Sr. Martínez Gil, en el tiempo que lleva de concejal, ya habrá aprendido lo que en esta casa son las prontitudes. Yo repetiré las órdenes a ver si se puede ir más de prisa. Aunque convendría que todos nos  ayudaran y los  tenientes de alcalde me enviasen nota de las obras que estando ordenadas no se han ejecutado todavía.

El Sr. Carrillo interrumpió con estas precisas palabras: — Le enviaré a usted esa nota por tercera vez.

El Sr. Regúlez, con tono socarrón, arguyó: —Y la reorganización de servicios, ¿para qué sirve?

Otros ediles aportaron la zumba de sus observaciones, y el organismo técnico municipal quedó ayer de cuerpo presente en pleno salón de sesiones.

Mas no crean ustedes que por eso ocurrirá nada emocionante en la Casa de la Villa: ni dimitirá ningún técnico, ni se exigirá alguna responsabilidad, ni se empezarán las obras del paseo de la Dirección.

Efectivamente, años antes en el mismo periódico, en el número del 28 de abril de 1923, encontramos noticia de que las obras las había solicitado el socialista Andrés Saborit, también presente en la reunión que hemos glosado más arriba. Se habían autorizado ese mismo año.

Muchos años después, hacia 1985, se leía en La Hoja Oficial del lunes (editada por la Asociación de la Prensa) también sobre el Paseo de la Dirección. Por entonces se hablaba de la Plaza de la Remonta como proyecto estrella del distrito y de la operación del Triángulo de Oro, 3000 metros cuadrados de los más caros de la ciudad, cuya expropiación había comenzado hacia 1959 y que todavía no había terminado en aquel momento. Haciendo además recuento de los asuntos pendientes del distrito se nombraba también “el arreglo del paseo de la Dirección”.

¿Cuántas veces más serán?

Deja un comentario