Participa en el Paseo de Jane. Yo me he montado uno para mí

¿Sabéis lo que son los Paseos de Jane? Se realizan en todo el mundo el primer fin de semana de mayo en homenaje a la urbanista y activista Jane Jacobs (Muerte y vida de las grandes ciudades). Se trata de diseñar paseos en los que se resalten las “rupturas, brechas, historias y todo lo que acontece al paso.”

El próximo miércoles 26 de febrero a las 20h hay convocada una asamblea en el CSO La Enredadera (c/ Anastasio Herrero, 10) para preparar el paseo por Tetuán. Es una asamblea abierta en la que están invitadas todas las personas y todos los colectivos que quieran participar en el mismo.

Aunque lo que tiene sentido es hacerlo con más gente, yo me he montado un mini paseo por mi cuenta y lo quería compartir aquí. Por una sola calle, prácticamente al azar, la calle Limonero. Tiene, como Tetuán, como Madrid mismo, la cualidad de no ser una calle bonita, pero alberga la suficiente diversidad como para conseguir que el paseo sea un safari que le exije a uno involucrarse con la ciudad. Una calle así puede ser mil calles y el Paseo del Prado es sólo el Paseo del Prado.

Buscamos los detalles. Lo bueno es que seguro que nos dejamos un montón.

Casas bajas, que en otro tiempo fueron la fauna habitual y hoy son especie que debiera ser protegida. Van siendo escombro en peligro de extinción.

Un viejo zapatero, una costurera, una academia de danza…Y mirar cristalera adentro disimuladamente.

¿Miráis hacia arriba cuando paseáis por Madrid? Si no lo hacéis os perdéis la parte de debajo de los balcones, con sus azulejos y sus perspectivas imposibles. Me chifla. En la calle del Limonero, siendo como es Tetuán un difícil juego de unir puntos, encontramos cosas como ésta: una ventana que no da a habitación alguna.

Éste es el típico caserío de Tetuán, casas populares de ladrillo, que salvaban con la filigrana del neomudejar (que los constructores de hoy no tienen ni idea de hacer) la pobreza de medios. Vemos una de conservación aceptable y otra…como tantas otras en el barrio de Tetuán, que malvive y luce las dentelladas del tiempo.

Por alguna razón que desconozco apareció por aquí un edificio de bizarro aspecto intergaláctico (de serie B).

Y encontrarse ¡sorpresa! con un edificio de perfil racionalista. Correr a buscar en internet con el teléfono. Hoy está dedicado a nosequé de innovación, pero fue hasta 2000 el IES Tetuán de las Victorias (este año fue trasladado a la Vía Límite). Nació como Escuela de Orientación Profesional Obrera de Chamartín de la Rosa (pueblo al que pertenecía Tetuán) durante la República (en 1932). Entonces la calle se llamaba Castillejos. Fue uno de los tres primeros centros de España de formación profesional. La preparación de los alumnos consistía en una formación profesional en tres talleres: ajuste, carpintería y forja-cerrajería y una formación general que incluía aritmética, geometría, dibujo, gramática, geografía e historia. Guarda oculto el recuerdo de un Tetuán de las Victorias obrero.

Los salones de bodas de barrio conocieron momentos mejores, los grandes garages, con sus puertas inmensas, me molan un huevo.

Y pegadas al antiguo colegio ¿Parte del mismo conjunto? Un par de edificaciones cuanto menos curiosas.


Tetuán, de principio a fin, puerto de llegada.

Al final de la calle (o al principio) desembocamos en General Margallo, calle icónica de la comunidad china, que se mezcla con comercios históricos como una vieja ferretería o el famoso taller del guitarrero Ramírez.

No es una calle bonita la del Limonero, pero la hemos disfrutado.

2 comentarios en “Participa en el Paseo de Jane. Yo me he montado uno para mí

  1. Yo creo que fui de los ultimos en estudiar en ese instituto, luego lo pasaron al Barrio del Pilar. Tenia ese encanto a viejuno, pero tambien recuerdo que las clases eran frias con una calefaccion antigua casi tanto como el edificio.

Deja un comentario