Historia de un banco (para sentarse) en Gamonal

Estos días muchos medios intentan analizar y explicar el porqué de los altercados y el movimiento ciudadano de Gamonal, para así saber si el fenómeno se puede extender a otras ciudades como Madrid. Esta es mi aportación a todos esos análisis, hecha por alguien que pasó sus primeros 18 años de vida en esas calles del barrio burgalés al que sus vecinos han puesto estos días en el mapa.

La raíz del conflicto que se vive estos días en Gamonal, el barrio donde nací y crecí, lo representa mejor que cualquier otra cosa un simple banco, verde, metálico. De esos que los que en invierno te quedas helado al sentarte y en verano arden al darles el sol.

Dichos bancos fueron colocados allí hace treinta años por la Caja Municipal de Burgos (ahora extinta, víctima de la burbuja), y en Gamonal han permanecido como muestra de la falta de inversiones y reformas en el barrio hasta que sus habitantes, hartos tal vez de que les recuerden el olvido de Lacalle y de los que le precedieron, levantaron con ellos barricadas para detener el último proyecto faraónico del Ayuntamiento.

Estos bancos han protagonizado muchas de las imágenes que hemos visto estos días. Defendían a mayores y niños, a las amas de casa que protestaban, a los jóvenes burgaleses que tiraban piedras… de las porras de la Policía Nacional. Era su último servicio antes de pasar al olvido en la chatarrería.

Es hora de cambiar los bancos de Gamonal. Y también de muchas otras cosas en el barrio que se han quedado desfasadas, inservibles, y haciendo más incómoda la vida diaria. Pero estos cambios nunca más se podrán hacer sin los vecinos, ni mucho menos contra los vecinos. El que lo vuelva a intentar ya sabe lo que le espera.

Siempre hay bancos viejos con los que hacer barricadas.

Un comentario en “Historia de un banco (para sentarse) en Gamonal

Deja un comentario