MENU

TRX Training TRX Bands TRX Suspension Bands trx suspension training TRX Suspension Training PRO Kit TRX FORCE Kit Tactical TRX Trainer TRX Suspension Band TRX Suspension Trainer

Por • 12 de diciembre del 2013 • Madrid me mata(14)comentarios7633

Paisajes de Tetuán o por qué algunos creemos que el buen rollo puede ser totalitario

Aclaración: como el post me temo va a ser cañero quiero dejar por delante que aprecio y admiro el trabajo de varias personas que participan de este proyecto. Creo que Bea hace mucho por el barrio de Tetuán desde su periódico y no dudo que las visitas guiadas de Miguel serán muy interesantes y sacarán los colores a las políticas públicas de vivienda. También creo que es mejor tener un huerto que no tenerlo y soy admirador de la obra de algunos de los artistas urbanos que participan en Paisajes de Tetuán. Muchos son también, que conste, los arquitectos que siento de mi lado. No se me ofendan. Por último, en tanto en cuanto la crítica dispara directamente contra el ayuntamiento, decir también que esto no es extensible al sentido de servicio público de muchos de sus empleados ni a las buenas intenciones de la gente de Intermediae, plataforma encargada de ejecutarlo. Lo que me gustaría que se entendiera, en definitiva, es que es una crítica al que entiendo es el sentido último y el alcance de este tipo de proyectos, no a sus materializaciones concretas.

El año 2013 se está cerrando en el distrito de Tetuán con el proyecto Paisaje Tetuán, impulsado desde el Área de las Artes del Ayuntamiento de Madrid, que está suponiendo un goteo de intervenciones artísticas y participativas en el barrio. Dotado con 60.000 euros, el grueso del proyecto – que parte de la, al parecer existente, Oficina de Gestión de Muros – supone la creación de murales en paredes medianeras por parte de artistas urbanos muy conocidos. Además, están involucrados un buen número de colectivos de artistas y arquitectos – algunos del barrio, a través de la Red de agentes culturales de Tetuán– que han ideado distintos proyectos germinados en el humus de las ideas de participación vecinal, lucha contra la gentrificación y recuperación de la memoria. El último vértice lo pone Intermediae, una suerte de laboratorio cultural que depende del Ayuntamiento de Madrid radicado en el Matadero.

El mural de Susu 33 en la plaza Leopoldo de Luis de es una maravilla, la plaza sigue siendo “el techo de un aparcamiento

Se trata pues de un proyecto irreprochable a primera vista, que cuenta con la participación de numerosos nombres de la cultura extraoficial madrileña. Sin embargo, y a medida que han ido realizándose acciones y hemos reparado en él, un grupo de vecinos que participamos en la comisión de comunicación de la asamblea del barrio hemos mantenido conversaciones en las que ha aflorado nuestro desacuerdo con el sentido último de Paisajes de Tetuán.

Una lectura posible de estos procesos buenrollistas del ayuntamiento es que se trata de operaciones propagandísticas. Una forma de dar una de cal y una de arena para tener contento al personal. Sin embargo, bajo nuestro punto de vista, el mensaje que subyace de este tipo de intervenciones de la administración no es otro que la cara b de su habitual discurso autoritario.

Es, en definitiva, una forma más de normativizar la ciudad y meternos a todos en cintura, similar a las ordenanzas que nos impiden cantar en la calle o las leyes que pretenden acabar con nuestro derecho de manifestación, sólo que esta vez formulada en positivo. Sé que puede sonar un poco raro…os invito a seguir leyendo y luego lo discutimos.

Arte urbano ¿Para todos?

Hace ya un porrón de años apareció pintado en un transformador de la luz cerca de mi casa, a la entrada de Fuencarral, un monje gigante con las letras SU-SO. Era una de las primeras piezas grandes de un chico que vivía por allí y que tagueaba Suso33 con una línea doble que, bueno… No estaba muy allá, al menos comparado con la maestría que adquiriría después. Recuerdo muchas obras suyas por Ventilla, ya mucho más trabajadas y con personalidad. Hace ya años que Suso33 es un estrellón del arte urbano, cosa que a mi me parece muy bien. También me gustan los murales en las medianeras (de Berlín a lo poco que queda de Alberto Corazon en Madrid ).

Sin embargo, en un contexto en el que un chico que trata de llegar a ser Suso33 es perseguido y criminalizado (en 2009 las multas se cuadruplicaron y pueden ascender a los 3000 euros o 6000 si se es reincidente) a mi me surge inevitablemente un conflicto personal con el arte urbano promovido por los mismos responsables de la situación.

Luego nos están diciendo que podemos hacer graffiti, sí, cuando y como ellos decidan.

Un huerto urbano para ¿mi? comunidad

En enero de 2013 el ayuntamiento destrozó el huerto urbano que los vecinos habían plantado con mimo en un solar abandonado de Arganzuela. El Huerto de La Revoltosa. Antes, el ayuntamiento ya había hecho lo propio, que yo sepa dos veces, con otro huerto vecinal en Montecarmelo, en un solar donde algún día – lejano, sin fecha – se construirá un centro de salud.

Ahora nace un nuevo huerto en un solar del barrio – bienvenido sea – gestionado por la asociación Moenia.

Luego nos están diciendo que podemos tener huertos, sí, pero sólo aquellos sancionados por la varita consistorial.

Luchar contra la gentrificación más allá de las palabras

Ofelia Nieto 29 ¿Os suena? Además de un caso ejemplar de lucha, que ha unido a vecinos y movimientos sociales para conseguir que no se derriben tres hogares sin más razón que el capricho y la especulación, se trata de la encarnación hecha latido de la lucha contra la gentrificación en una barriada que de esto sabe la tira. En la terraza de la casa, sin ir más lejos, estuvimos hablando de ello.

Veo entre la nómina de colaboradores de Paisaje Tetuán a Studio Banana(*no participa me confundió este tuit y que RACT recientemente se reuniera allí, mantengo lo que sigue porque igualmente ilustra la actitud que pretendo criticar), un moderno espacio de coworking para emprendedores y “plataforma de creación multidisciplinar líder en el sector”. No hace muchos meses les vi en la tele del metro alternando con Ana Botella. Ese mismo día, casualidad que la alcaldesa estuviera por el barrio, se encontró en la Junta Municipal de Tetuán cara a cara con Ángeles y Luisa, de la familia de Ofelia Nieto. Y quedó claro que ¡vaya si sabía qué pasaba en ON29!

Pero volvamos a Studio Banana y a unos arquitectos del espacio que han situado en Plaza de Castilla lo que llaman “casa típica de Tetuán contemporanizada”. Es un bar (hasta se llama espacio gourmet), con forma de caseta moderna. Sin embargo, en la memoria del proyecto se habla de ¡sí! gentrificación, olvido de la memoria urbana, historia de las minorías

Esta actitud podría ser la caricatura – pero bien real – del tono general que a veces se desprende del discurso academicista de ciertos seminarios a los que uno puede asistir en Medialab o el propio Inermediae. Aunque Studio Banana opera en el barrio fuera de éste proyecto lo traigo aquí como espejo deformante en el que todos podemos mirarnos: la gentrificación no es sólo materia de paper es una batalla abierta. También hay, por supuesto, urbanistas y arquitectos que van,(mucho) más allá de las palabras.

Luego nos están diciendo que podemos hablar de gentrificación, sí, pero como una abstracción de salón de actos, sin enfrentarla

¿Memoria o desmemoria en el ayuntamiento?

Existe un proyecto en marcha, aunque avanza a trompicones, también nacido a calor de Ofelia Nieto 29. Lo llamamos Museo de la Memoria y pretende rescatar la historia combativa de Tetuán. Explicar que el barrio creció como suburbio – a la contra -, su tradición obrera, el asociacionismo, la proliferación de Centros Sociales Okupados en tiempos de la Autonomía política en los 80 y 90… Incluye también la señalización de lugares de la memoria y debates vecinales.

Me gusta también el proyecto de Bea Burgos de Aquí Tetuán para Paisajes de Tetuán. La idea es colocar ventanas (construidas en madera, de verdad) con fotos antiguas del barrio y códigos QR que enlazan con textos y vídeos en la web. En su página dice que habrá encuentros vecinales y eso es lo que más me gusta de todo.

Pero cuando debatíamos en el grupo de Comunicación de la Asamblea nos entraba la duda ¿Cabría el conflicto decidido del Museo de la Memoria también en Paisajes de Tetuán?

Los blogs y libros sobre historia de Madrid proliferan como las amapolas. Por doquier hay webs con fotos antiguas y viejos relatos, pero las más de las veces inciden en el fresco costumbrista y el casticismo que ya cultivaran los escritores madrileñistas en el siglo XIX. Así, en no pocas ocasiones me he topado con fotos de golfillos o jornaleros desarrapados, pero pocas veces he leído en estos sitios un análisis de las causas de su exclusión. Tampoco faltan últimamente proyectos que nacen bajo el frontispicio memoria y se quedan en la mera descripción del Madrid popular.

Son sitios y proyectos interesantes, el problema no está en que se hagan estos…sino en que no se hagan los otros.

Luego nos están diciendo que recuperación de la memoria sí, pero que no vayamos a acordarnos de lo que no debemos. Conflictos los justos, mejor fiestas populares; análisis, uf, deja, mejor románticas descripciones de cuando éramos pobres pero honrados.

Coda a este asunto a propósito de las reuniones vecinales: en no pocas ocasiones la policía municipal ha impedido encuentros vecinales. Me vienen a la cabeza ahora los desayunos que hace unos años se hicieran en la Plaza de la Luna (en una ocasión se presentaron ocho policías para pedir que se “desalojase el desayuno”), o algún cine fórum de asamblea barrial frustrado por la llegada de coches patrulla.

Luego nos están diciendo que podemos reunirnos a conspirar en el espacio público, sí,  siempre y cuando a ellos no les toque las narices o no les gusten nuestras pintas.

Hubo un tiempo en que Orientalismo, de Edwar Said, fue uno de mis libros de cabecera. Estos días hacía un mashup en mi cabeza con las páginas en las que habla de actitudes de viajeros, en principio admiradores de oriente, pero también imbuidos de ese orientalismo del que habla en el libro: comprenden aquellas tierras sólo en la medida en la que éstas existen para ser pensadas o miradas por occidente.

Donde él habla de prejuicios eurocéntricos hacia oriente, a menudo tapizados de romanticismo, y que en el fondo sirven para llevar a cabo la dominación colonial…vosotros poned arquitectos, barrios populares y gentrificación. La misión histórica de la civilización reloaded.

Related Posts

14 Responses to Paisajes de Tetuán o por qué algunos creemos que el buen rollo puede ser totalitario

  1. Gracias por escribir tan claro, por la difusión y por la reflexión a la que induce lo que escribes. Estoy absolutamente de acuerdo. Saludos

  2. Anilla dice:

    Buena reflexión, supongo que hay miles de matices porque el post abarca mucho, pero comparto la reflexión general

  3. Remington dice:

    El título es exagerado, el disclaimer sobra, el post mezcla un huevo de cosas, que bueno unas más y otras menos. Pero en términos generales estoy de acuerdo

  4. Soul Shake dice:

    Lo único que añadiría es que la casa consistorial, ayuntamiento, el ajuntamiento, es decir, el órgano de gobierno de una ciudad, no es ni mucho menos “todo lo mismo”. Por un lado, muchos son los cuerpos dentro de la administración, y cada uno de ellos peculiar. Por otro lado, están los políticos, los cargos.
    Quiero decir, pensar que los mismos que multan luego ponen varita mágica es erróneo e induce inevitablemente a un análisis terriblemente simplista y binario, cuando a lo que estamos asistiendo es más bien a las tensiones que existen dentro de estructuras heterogéneas como es la propia administración. Mientras puedan existir estas heterogeneidades hay más esperanza… a no ser que – y confieso que personalmente esté más llegados a este punto ahí-, haya que abandonar este sistema y reconocer que la vida se está quedando, inevitablemente, fuera.

  5. urbanohumano dice:

    Hola Luis, creo que tu crítica nos lleva directamente a uno de los nudos esenciales de la actual situación política, social y cultural de Madrid.
    Sin conocer muy de cerca la situación que describes, me siento muy cercano a lo que comentas, porque en cierta medida “me suena”. Tengo la sensación que al empujón innovador de toda una generación no está siguiendo una toma de posición madura, capaz de enfrentarse a los ataques en contra de lo público de la actual y agresiva oligarquía política de Madrid.
    Necesitamos reflexiones como esta que nos ayuden a madurar. El buen rollo sin espacio para la crítica es la trampa perfecta para que nunca maduremos.
    Obviamente me uno a la aclaración inicial puesto que yo también tengo mucha estima hacia muchas de las personas implicadas en el proceso. Esto no quita que para el bien de todos no podamos criticarnos.
    Espero realmente que tu reflexión pueda generar debates y dialogos productivos sin inutiles malos rollos.
    Luis, gracias por este post!

  6. Como señala Domenico, resulta necesaria la crítica en torno a las intervenciones urbanas que de un lado a otro atraviesan Madrid en los últimos años, pero en este caso, el presente artículo es un ejercicio de oportunismo que carece de argumentación que además con su calificación de “buen rollo” se toma con poca seriedad el trabajo de los colectivos urbanos que allí participan. Basurama, Zuloark, La Galería de la Magdalena, La Oficina de Gestión de Muros, además de Intermediae, son algunos de los proyectos que más están haciendo por repensar lo urbano, tanto en términos conceptuales como materiales, en el Madrid de nuestros días. Dicho esto el artículo adolece de dos problemas. El primero es un entendimiento limitado y trasnochado de lo que constituye el ejercicio de crítica urbana a lo que se suma una notable tendenciosidad; el segundo problema es el desconocimiento del contexto al que se refiere. Voy por partes.

    El primer problema, Luis, es esa idea de crítica denunciatoria que nos revela lo que los demás, lo que quizás por ignorancia desconocemos, incluidos los mismos participantes en los proyectos. Que el Ayuntamiento de Madrid está en manos de una ignorante y el Área de las Artes en manos de un incompetente lo sabe todo el mundo, incluyendo probablemente a los que están dentro de los proyectos que criticas. Embarcarse en proyectos con un ayuntamiento tal es más que arriesgado, desde luego más arriesgado que escribir desde la butaca. Pero hacerlo como lo hacen algunos de los proyectos de Paisaje Tetuán es un ejercicio de crítica urbana mucho más potente, permanente y visible que la denuncia que tú haces desde la butaca ante tu ordenador. Porque cada uno de los cierres moralistas de tus secciones pude ser interpretado perfectamente en el sentido inverso: “Luego nos están diciendo que podemos hacer graffiti, sí, cuando y como ellos decidan”, pues no, La Oficina de Gestión de Muros está diciendo en su misma constitución, está haciendo visible la pregunta: “¿por qué ha de ser el ayuntamiento quien decida quién, cuándo y dónde pueden hacerse graffitis?”. La gestión que la oficina ha hecho de los muros del Campo de Cebada, al margen de la tutela directa del Ayuntamiento es un ejemplo de la capacidad para ensayar espacios de autogestión ciudadana/vecinal que exploran con otras modalidades de lo público. Todo el Campo de Cebada es un ensayo de ese urbanismo experimental. Cada una de esas intervenciones en Tetuán hace visible justamente, a pie de calle, esa manera de repensar la ciudad. Es una crítica acuciante y aguda que evidencia la política limitada de la misma política que lo hace posible. Las limitaciones de los proyectos y su perversión está en ocasiones más en la mirada del que critica que en las acciones del otro, es lo mismo que les pasa a los puritanos cuando ven a dos mujeres besarse y tocarse: el problema es su mirada, no en los actos de ellas.

    El segundo problema es el desconocimiento del contexto y la trayectoria de los colectivos que intervienen. Y si no es desconocimiento entonces es algo peor, tendenciosidad por ignorarlo. Justamente uno de los casos que mencionas, el Huerto de La Revoltosa, pidió y recibió asesoramiento en repetidas ocasiones de una buena parte de las personas, colectivos y proyectos que criticas. Yo estaba presente cuando eso ocurrió en al menos dos ocasiones. Tu moraleja dice: “Luego nos están diciendo que podemos tener huertos, sí, pero sólo aquellos sancionados por la varita consistorial”. Y sí, justo, ¿qué problema hay en que los huertos cuenten con la autorización de la administración pública?, porque esa es la pelea que desde hace meses tiene la Red de Huertos de Madrid: lograr legalizar los huertos urbanos existentes y establecer un marco de legalidad para ello, ¿vas a desautorizar también el trabajo de la Red de Huertos Urbanos? Las intervenciones de Teután son sólo un hito más en un largo proceso que en los últimos años salpica Madrid de diversas iniciativas que exploran cómo podemos tomar parte los ciudadanos en la gobernanza de la ciudad, al margen de las vías caducas de la participación. Una parte esencial de esos ensayos es la búsqueda de formas y espacios de interlocución con la administración, Intermediae está en ese sentido arriesgándose en la exploración de esos nuevos escenarios.

    Para finalizar, el artículo es un ejercicio de la crítica academicista y facilona. Estás cometiendo el mismo error que Said criticara en su momento con su Orientalismo: eres como un occidental exotizando desde el sillón de tu ordenador a los otros lejanos. Por cierto, otro título, por favor, es de un sensacionalismo bochornoso, propio del periodismo amarillista que promete en el título lo que después no entrega en el cuerpo de la noticia.

    • Luis dice:

      Lo primero Adolfo, agradecerte el tiempo que, sin duda, te has tomado para leerte y responder el artículo. Lo segundo remarcar que lo que ahí hay es opinión y sólo eso, fruto de una reflexión personal en parte, y grupal, de algunos vecinos – como refiero en el mismo post- de otro lado. Y bueno sí, desde la butaca, sin que eso quite que ( no nos conocemos más allá de una conversación que mantuvimos hace la tira de años con Tíscar que no creo que recuerdes) no sea sino una parte de mi actividad, mi implicación o mi vida, que no entiendo separada de lo que escribo, efectivamente, desde la butaca. ¡Ah! Y en este caso la butaca está situada exactamente encima del sitio donde vivo por cierto.
      Te respondo por partes:

      ¿Oportunismo? No sé que oportunidad encuentro en escribirlo, más bien al contrario, conozco y aprecio a alguna persona implicada y lo más que podía ganar es su enfado. El buen rollo no se refiere, quizá no se entiende, a la actividad de artistas o colectivos (que me parece muy seria) sino a la cara amable que el ayuntamiento ofrece con ella y a la utilidad que entiendo le da en un contexto más global que los límites mismo proyecto. En cuanto a mi concepto trasnochado de la crítica urbana tal vez sea porque no tengo ni pajolera idea de lo que es “la crítica urbana” o exactamente que elementos incluye ésta.

      Mis cierres no pretenden ser moralistas sino interpretativos. Que lo mismo lo son torpemente no te digo que no. Mucha carga moral me atribuyes de nuevo con el rollo homófobo que utilizas para comparar con “mi mirada”. Y hablando de miradas, cuando se interviene públicamente lo menos que uno puede esperar, como cuando se escribe, es estar expuesto a la crítica (que curiosamente en este caso va fundamentalmente contra la institución y no lo intervinientes, aunque tu pareces habértelo tomado así).

      Tetuán estaba petado de “presencias” y antes Ventilla de piezas de ese mismo artista que han sido borradas como el resto de graffity. Tu dirás que la lectura puede ser la contraria a la que yo hago…yo no lo veo y como tal lo digo. Ya me explicarás dónde digo que no estoy de acuerdo con que los huertos urbanos existentes puedan permanecer reconocidos por la administración. Lo que digo es que lejos de suceder eso en no pocas veces se han destruido. Vaya, lo contrario.
      Uno de los debates de más calado que podría modestamente surgir del post (pretende) ser el de los conflictos a los que te refieres en esa participación ciudadana de lo público. No se trata de no poder participar de la gestión de lo que al fin y al cabo es nuestro, se trata de decir que, en mi opinión, no se puede aislar de lo que esa misma institución reprime con la otra mano, a la vez y exactamente en los mismos campos. Por más que lo haga otra rama de la administración municipal que, no dudo, puede trabajar bien. Soy consciente de que hay muchos matices, yo aquí trato de hacer visible un conflicto que no suelo escuchar y entiendo también debe atenderse.

      Dicho lo cual creo que el post tiene no dos sino seguramente muchos más problemas, y siento sinceramente que toca demasiadas cosas para, sin embargo, dejar demasiados matices fuera.

      Por último, no he criticado a Intermedie o Medialab sino el tono general abstracto de algunos debates que se desarrollan allí . Se hacen un montón de cosas guapas y ojalá sigan encontrando los limites de relativa libertad de acción que parecen haber encontrado hasta la fecha. Esto no quita, de nuevo es apreciación y sólo faltaba que no pudiera decirlo en un lugar que no es más que un blog personal (aunque compartido).

      • frost dice:

        hola, pasaba por aquí y me preguntaba qué pensarian uds., Luis y Adolfo sobre este proyecto:

        http://intermediae.es/project/blog_del_proyecto_paisaje_tetuan/blog/entrada_sin_titulo_2

        En concreto sobre frases como: “Consiste en la instalación en una fachada de edificio de un gran número de cámaras de seguridad que inviten a los ciudadanos, viandantes y visitantes a una reflexión positiva. Estos mensajes a su vez son el resultado de un ejercicio participativo previo de consultación ciudadana. Dada la multiplicación de las cámaras, estas generaran un divertido y emocionante
        juego visual en el que cualquier ciudadano se verá prácticamente atrapado en un pensamiento positivo.”

        y cómo relacionan Paisajes Tetuán con el concepto de gentrificación, si lo relacionan

        preguntas que hago por pensar con uds.

        Gracias

  7. @desdevic dice:

    Bastante de acuerdo con lo que se explicita aquí. Tanto por Luis, Domenico y algo que debemos ver más allá de la crítica de Adolfo estalella. Al hilo, una formulación que hemos escrito hace unos días en el Vivero de Iniciativas Ciudadanas y podíamos incuir a Tetuan en este hecho.

    “La situación de proyectos ligados a lugares tan paradigmáticos como Tabacalera y el Campo de la Cebada evidencian dos de los puntos críticos en la existencia de las iniciativas ciudadanas madrileñas: la relación de dependencia con la administración pública y la ausencia de mecanismos claros y transparentes para evolucionar de esa dependencia hacia otras fórmulas que fomenten el fortalecimiento, la evolución y la autonomía de las propias iniciativas.”

    Pensando en diferentes formas de actuar entre españa y mexico. http://viveroiniciativasciudadanas.net/2013/12/20/la-observacion-como-proyecto-mexico/

  8. […] La visión más crítica de Madrid me mata: http://www.madridmemata.es/2013/12/paisajes-de-tetuan-o-por-que-algunos-creemos-que-el-buen-rollo-pu… […]

  9. […] otro día escribí un post en MMM acerca de Paisajes Tetuán, un proyecto del Ayuntamiento de Madrid en el que trabajan un buen número de colectivos y artistas […]

  10. Desde luego, cómo se ríen de nosotros en nuestra cara… Esta es la “intervención” con la que me tengo que topar cada día que paseo por el barrio. Antes era una plaza llena de cacas de perro, ahora es una plaza con una torre de cilindros de hormigón que “quiere ser un lugar de encuentro para los vecinos y paseantes. Es un espacio fácilmente entendible y ocupable que pretende ofrecer tantas posibilidades de uso y disfrute como los vecinos de la plaza quieran imaginar”. Y en reirse de los vecinos en nuestra cara el ayuntamiento de Ana Botella se ha gastado en esta y otras “obras artísticas” 59.800 euros. Ningún artista debería haberse prestado a semejante tomadura de pelo cuando cada día nos endeudan más, piden más impuestos, nos funden a multas y represión y ahora también tenemos que tragar con sus desvaríos “modernos”. ¡Viva el despotismo ilustrado disfrazado de participación ciudadana! Dentro de poco vendrán las misiones pedagógicas a Tetuán a ilustrarnos sobre cómo entender que 6 cilindros que han sobrado de alguna obra faraónica del ayuntamiento pueden servir para decorar una plaza. ¡Conmigo que no cuenten para reirles la gracia!

    http://intermediae.es/project/blog_del_proyecto_paisaje_tetuan/blog/hypertube_una_intervencion_de_pkmn_y_taller_de_casqueria_para_proyectotetuan

Deja un comentario