Vídeo

Fernando Fernán Gómez in desmemoriam

La última columna que Fernando Fernán Gómez escribió en ABC hablaba de tiempos en que los vecinos jugaban entre los restos dispersos del viejo cementerio de Madrid, en Chamberí. En esta zona, a veces aparecían huesos humanos mucho tiempo después de su clausura, más después de la devastación de la guerra. Cuenta, de pasada, como su tío Carlos le educó en el anarquismo. Anarquista, de la CNT, era la escuela de teatro en la que dio sus primeros pasos – aunque debutara con un tipo muy de derechas como Jardiel y le tocara trabajar durante el franquimo como a todo quisque-; anarquista era la bandera que cubrió su féretro.

De @LoveWillTearUsAznar

Probablemente el Centro Cultural de la Villa estaba bien llamándose así, yo que sé, pero entonces ¿Qué necesidad había de ponerle el nombre de Fernando Fernán Gómez para quitarlo de tapadillo al ratito?  Si había que poner alguno a este señor méritos no le faltaban, eso sí.

Pero pasada la resaca mediático-sentimental del tanatorio, que lleva a los políticos madrileños ponerle una calle lo mismo a Rocío Dúrcal que a Margaret Thatcher, a los políticos conservadores ese nombre de resonancias rojas y negras, bajo la sombra de la bandera gigante de Colón, les jodía. Así que letras fuera: justo el día antes del sexto aniversario de su muerte. Querían quitar el nombre del todo (no cambiarlo por Fernán Gómez Centro Cultural de la Villa, como parece será) aunque al final se lo tendrán que tragar…por aquello de la vergüenza de a quien pillan con las manos en la masa. Por si acaso, de todos modos: igualmente letras fuera.

Hay, curiosamente, otras inscripciones que cuesta más quitar. Cada mañana, cuando voy a llevar a mi hija al colegio, veo impreso el nombre “Franco” sobre la iglesia que hay enfrente. En el barrio donde vivo hay ni se sabe cuántas calles con nombres franquistas. Frases estas, que dejan recuerdos menos problemáticos, parece ser, que los de madrileños pobres jugando donde antes se enterraba a los muertos, o muchachos que se educaban en escuelas anarquistas.

A uno, que lo más que puede hacer es intuir como se cuecen estos tejemanejes, le surge la duda ¿Se privatizará mejor la gestión del teatro sin el nombre de un anarquista cascarrabias en el frontal?

2 comentarios en “Fernando Fernán Gómez in desmemoriam

Deja un comentario