Escenas deportivas de una ciudad casi olímpica

Madrid, camino ya de 2014

Los chavales juegan en el Casino de la Reina, las únicas canchas deportivas que hay en todo el distrito Centro (junto a una enana y cutre de futbito, bien lejos, en el parque del Conde Duque). Allí se juega con cadenas en lugar de red, como se ve en las pelis en las que salen los barrios de Nueva York, y se juega de todos los colores.

El parque se abrió en 2004 pero a las canchas no se podía pasar…había que esperar a que alguna autoridad municipal fuese a “cortar la cinta”. Los vecinos tuvieron que bajar cizalla en mano y entrar a hacer uso de lo que es de todos.

Los días 5 y 6 de octubre se celebra allí el cuarto Streetball Lavapiés. Baloncesto de calle de nivel y para todos, con DJs. Espectáculo y deporte en los márgenes pero muy centrado.

Madrid, camino ya de 2014

Madrid está privatizando todas las canchas deportivas, ya de por sí escasas en muchos barrios .Los clubes deportivos y asociaciones de vecinos, que hasta ahora han gestionado muchos de ellos -en La Elipa o en el Parque Rodríguez Sahagún, por ejemplo- ven como se pone césped a los campos de tierra para a continuación darle la gestión a una empresa privada . Los precios están subiendo entre un 10 y un 25% (sin tener en cuenta los de contratas de restauración o máquinas de comida y bebida). No es una modesta distopía local, es Madrid, camino ya de 2014. Ana Botella lo dijo (esta vez en perfécto castellano): los servicios públicos “no esenciales” serán “para quien pueda pagarlos”.

Deja un comentario