¿Quién tuvo la culpa de los riots del Barrio del Pilar?

Para evitar discusiones bizarras y manos a las cabezas empecemos diciéndolo: quien quemó un contenedor o rompió la luna de un coche es responsable de ello. Venga, vamos ahora con lo que realmente quería escribir: existe también una responsabilidad directa de las fuerzas de (des)orden público en lo acaecido y voy a tratar de explicarlo.

La noche en cuestión de los famosos riots del Barrio del Pilar estaba yo por allí, pero tuve la suerte de marcharme a casa media horita antes de que empezaran las cargas policiales (a eso de las 4,30 de la mañana). Sin embargo, allí dejé a algunos conocidos (de distintos grupos) que sí se vieron involucrados en ellas con los que he podido hablar del tema.

La versión oficial que vimos en los telediarios, que en todos los casos es la de la policía como se apresuran a apostillar las crónicas periodísticas (aunque no se apresuran tanto en comprobarla), es la que sigue: “una pareja de policías municipales de paisano trataban de ayudar a una chica que estaba siendo objeto de un robo con violencia. Aunque los agentes se identificaron, fueron posteriormente rodeados por un grupo de personas que les lanzaron botellas y piedras, por lo que se vieron obligados a pedido refuerzos”.

Obviaremos que el relato es raro y queda algo cojo, lo daremos por bueno incluso. Pero lo confrontaremos con los hechos que se siguieron y que me han confirmado varias personas.

Según me cuentan, en la zona de las casetas la gente estaba tranquilamente charlando, habían cerrado – algunos aún recogían de hecho – y el ambiente era tranquilo. De repente, y sin comerlo ni beberlo, la policía llegó cargando y disparando balas de goma. Hay que decir que la zona de las casetas (lejos de donde supuéstamente sucedió el incidente desencadenante) es donde están las las asociaciones que cada año (y desde antes de que existan las fiestas municipales) organizan las Fiestas Populares del barrio. Es también una zona en donde abundamos reunidos normalmente tipos rojos, perroflautas y demás personas a las que suelen gustar de perseguir las unidades de antidisturbios. No me cabe duda de que por algo se fueron directamente a cargar allí a pesar de que nada había sucedido en la zona.

Pero da igual, porque a continuación limpiaron con las cargas todo el parque de la Vaguada que hace las veces de recinto ferial (para quien no lo conozca es enorme). “Venga, que nos queremos ir a casita y lo arreglamos así”. A hostias.

Esta parte se la saltan las crónicas, que van directamente a lo que sucedió a continuación: grupos de jóvenes que han recibido esas cargas se juntan y empiezan los disturbios por el barrio. Llama la atención el relato de una señora que he visto en un vídeo que dice que los chicos gritaban ¡libertad, libertad!. Al margen de lo apropiado o inapropiado de su actitud, da la impresión de que respondieran ante lo que habían sentido como una afrenta, no que se hubieran dado al gamberrismo loco.

¿No existe una responsabilidad por parte de la policía? ¿Una mala praxis? Yo veo que un hecho aislado (nadie con quien haya hablado se enteró) se convirtió primero en un desalojo violento que afectó a cientos de inocentes, y luego en gasolina para avivar el fuego durante las horas siguientes.

Parece instaurada una idea que para mi es falsa: escucho con frecuencia decir con resignación que “los antidisturbios se vieron obligados a cargar, y claro, pagaron justos por pecadores”. Pues lo siento, yo creo que no deben pagar justos en ningún caso. Todos hemos escuchado ese famoso pricipio del derecho que vulgarizado dice que “más vale un culpable en la calle que un inocente en la cárcel”, la lógica es la misma, bajo ningún concepto para neutralizar a un grupo se debería poder pasar por encima de los inocentes como una estampida de elefantes ¿no son esos mismos los ciudadanos a los que supuestamente se está defendiendo?

Se supone que las UIP son además un cuerpo de élite que tiene un entrenamiento especial para poder neutralizar a un grupo entre la multitud y detenerlo utilizando la menor de las violencias posibles y sin afectar al resto de personas allí reunidas. De no ser así, en vez de un grupo con entrenamiento especial bastaría con un reclutamiento entre porteros de discoteca (Oh wait…)

No es la primera vez, ni será la última, que asistimos a conflictos callejeros en los que la policía actúa, si no como causante, al menos como agravante de la situación, cabe preguntarse ¿no estará mal en si mismo el modelo policial?

8 comentarios en “¿Quién tuvo la culpa de los riots del Barrio del Pilar?

    • Lo de riots es porque el propio “redactor” así se identifica como progre 😉
      Me gustaría que también escribiese sobre las pintadas “feminazis” que inundan las paredes de la plaza del estanque y todas la propaganda con la que empapelan las marquesinas de los autobuses que todos pagamos las consecuencias. Luego se quejan de que la policía tenga prejuicios a la hora de intervenir.
      Cuando estos “pseudoprogres” que claman por libertad respeten la libertad de los demás a no se adoctrinadosm empezaremos a caminar en una verdadera Democracia. Para ellos las únicas ideas que valen son las suyas y las de los demás son “fascistas”. Ojalá viviesen en uno de los paises dirigidos por la mentalidad comunista y formasen parte de la oposición, no creo que fueran tan gallitos sabiendo que terminarían en la cárcel o asesinados impúnemente, (como es el caso de Venezuela).

  1. Lo siento, a mí también me chirría bastante “riots” y eso que me paso la vida manejando términos en inglés en mi curro. Por lo demás, buen artículo y buena reflexión…

  2. Esta reflexión me parece también valida para reflexionar sobre lo que ocurrió hace unas semanas en el MTV beach weekend…
    Parece que los políticos siguen más interesados en soltar a las bestias y atemorizar para que la gente no se eche a la calle con la que está cayendo…

  3. A mi me suena a que no interesaba que la gente siguiera en las calles y hubo orden de arriba para despejar. En cualquier caso, en las fiestas del Pilar se lia año si y año también así que a lo mejor la culpa no es sólo de la policía.
    ¿Porqué dices que el relato queda raro y se queda cojo?, no digo que sea verdad pero me lo creo perfectamente.

  4. Hombre, la verdad es que me suena raro que la gente atacara a los policías en cuestión por ir en ayuda de alguien a quien le robaban el bolso. Que no digo yo que no pero no sé…

  5. Estoy de acuerdo con el artículo.
    Creo que tenemos dos grandes problemas (entre muchos otros): el policial y el periodístico. El primero es prácticamente innegable para cualquier observador neutral de lo que está sucediendo en los últimos años.
    Y en cuanto al segundo, mucho se habla de las fuentes de los periodistas, pero creo que deberíamos empezar a hablar de los abrevaderos de los malos periodistas.
    Por cierto, ¿la única empresa privada afectada por los “jóvenes incomprensiblemente violentos” fue una oficina de Bankia (antigua Caja Madrid)?

Deja un comentario