Del mérito al dinero

Las dos escuelas

Publicamos hoy el artículo de un antiguo trabajador de un centro público de enseñanza universitaria privatizado. Un buen ejemplo de cómo dejar morir lo público para convertirlo en privado.

Aunque el edificio de ambas imágenes parece el mismo, ya no lo es. A la izquierda observamos la Escuela Universitaria de Enfermería de la Comunidad de Madrid, donde se formaba a las enfermeras que nos cuidarán el día de mañana. Estas estudiantes pasaron por un proceso de selección en el que tuvieron que demostrar que poseían los conocimientos necesarios para acceder a esta carrera profesional. Pagaban una matrícula por estudiar en una universidad pública que era de cotitularidad de la Comunidad de Madrid y la Universidad Autónoma de Madrid y que se encontraba junto al Hospital Severo Ochoa. Aunque las tasas no eran bajas, estaban sujetas a los precios públicos y con mayor o menor esfuerzo se podían pagar. El profesorado y demás personal de la escuela tenía como principal objetivo formar a estas futuras profesionales de la sanidad, ya que el único fin era evaluar sus capacidades como enfermeras no como fuente de ingresos.

Pero con el tiempo esto fue cambiando, alumnas llegadas de la universidad privada Alfonso X el Sabio y que no habían superado las pruebas de acceso a la universidad fueron incluidas en las prácticas de la Escuela tratando a pacientes en hospitales públicos. La razón, pagaban mucho dinero por ello a la Comunidad de Madrid desplazando a las que habían accedido por la vía pública. Esto daba una pista de lo que iba a ocurrir.

La Universidad Autónoma comenzó a sufrir drásticos recortes y la Comunidad de Madrid destinaba cada vez menos dinero para está escuela alegando falta de fondos. Razón por la cual termino cerrando el centro, dejando a parte de sus profesionales en la calle y al alumnado desplazado.

Hace tiempo perdí la pista a este prefabricado que tenia escasez de calidad en sus paredes, tanta como sobraba entre ellas. Pensé que lo habrían derruido, ya que la Comunidad de Madrid decía carecer de presupuesto para mantenerlo. Cual fue mi sorpresa cuando descubrí que no solo no era así, si no que estos fondos van ahora destinados a la formación de alumnado de la Universidad Alfonso X el Sabio como podéis observar en la foto de la derecha. Confirmando así que si no tienes dinero, no estudias y que mientras antes velaban por nuestra salud los que mayores capacidades tenían, ahora lo hacen los que más dinero poseen.

¿Y tú?, ¿Quién prefieres que te opere?

4 comentarios en “Del mérito al dinero

  1. “alumnas llegadas de la universidad privada Alfonso X el Sabio y que no habían superado las pruebas de acceso a la universidad”
    ¿Cómo es posible? Para estudiar una carrera en cualquier universidad (pública o privada) tienes que haber superado las pruebas de acceso a la universidad, que no son otras que bachillerato + selectividad.
    En algunas privadas además, es necesario superar el proceso de selección que incluye más exámenes, psicotécnicos y entrevistas.

  2. Pingback: Del mérito al dinero ~
  3. Es lo peorcito que se le ha hecho a esta ciudad en mucho tiempo, el deterioro intencionado de la sanidad para favorecer intereses privados. Esta barbaridad la estudiarán en las unibversidades futuras con ambas manos en la cabeza, de momento nuestros contemporáneos no rechistan.

Deja un comentario