Elecciones en Madrid ya: González y Botella #nonosrepresentan

Esperanza Aguirre se ha ido de la Comunidad de Madrid para siempre. Abandona su cargo poco más de un año después de haber sido elegida por los madrileños para ser su presidenta. Pero nos regala la última de sus insidias: dejar un sucesor ilegítimo.

Aguirre ha elegido a dedo al que gobernará Madrid sin que el pueblo le designara para ello. Igual que Botella en el Ayuntamiento. Dos políticos que no nos representan.

En un sistema electoral con listas cerradas, los partidos se aferran al poder como sea, saltándose sus promesas y usando la dedocracia para intercambiarse cargos sin el menor sonrojo. Sin pensar que sus propios votantes pueden sentirse estafados.

Ya que su jefa no ha sido capaz, Ignacio González debe convocar elecciones en cuanto reciba el cargo, si tiene el más mínimo de vergüenza democrática. De lo contrario, gobernará sin legitimidad alguna. Y los ciudadanos deberemos desobedecer y derribarlo para salvaguardar lo poco que queda de democracia en esta región.

16 comentarios en “Elecciones en Madrid ya: González y Botella #nonosrepresentan

  1. Esto parece una pataleta de niño pequeño.

    Las elecciones se ganan en las urnas, y los madrileños dejaron muy claro a qué partido político querían en el Ayuntamiento y en la Comunidad. De una manera abrumadora.

    Didi, no tengo ninguna duda que sabes perfectamente que lo que elegimos los madrileños es a nuestros concejales y a nuestros diputados autonómicos, y son ellos los que por mayoría eligen al Alcalde y al Presidente de la Comunidad. No intentes engañar a tus lectores, Tanto la alcaldesa Ana Botella, como el próximo Presidente (o Presidenta) que elijan los diputados madrileños tendrán la misma legitimidad que tuvieron Gallardón o Aguirre.

    Así es la Democracia.

  2. Muy bien explicado Aalto.
    Didi, si te parece que no es la mejor forma de elegir al Presidente de la Comunidad o al Alcalde de un municipio estás en todo tu derecho de criticar la Ley Electoral, el Estatuto Regional y los procedimientos de elección en ellos aprobados. Pero que tú no estés de acuerdo no le quita legitimidad al próximo Presidente (que por cierto, no será elegido a dedo por Esperanza Aguirre sino por mayoría de la Cámara Regional).

  3. Aalto,

    Si las elecciones fueran tan sencillas como votar a un partido político no habría encuestas internas para ver qué político atrae a más votantes como cabeza de lista o las luchas intestinas por alcanzar un buen puesto en la papeleta. Lo que a mí me parece pueril/paternalista es que se olvide que el PP ganó en Madrid porque estaba Aguirre (¿hubiera sacado González el mismo resultado en las elecciones?). Ya lo de sugerir que esto no es una dedocracia (alguien piensa que hay alguna alternativa a la que ya ha dicho Aguirre?) me lleva directamente al descojone.

    Y,sobre todo, si tan seguros están de que al nuevo presidente le respalda la voluntad popular… ¿qué problema hay en convocar unas nuevas elecciones para refrendarlo? ¿Desde cuándo es malo que el pueblo hable?

    Democracia no significa una carta blanca durante cuatro años. Los políticos serán juzgados por sus acciones y en este caso está muy claro que nos la están intentando colar. El que no quiera verlo que se tape los ojos, pero que no venga dando lecciones. Y mejor que se aparte cuando le venga la marabunta que están propiciando nuestros políticos, porque a lo mejor también le lleva por delante.

  4. Puedes dar todas las explicaciones que quieras pero por eso no va a dejar de ser legítimo.
    Es mucho más legítima y democrática tu opción “los ciudadanos deberemos desobedecer y derribarlo”

  5. Aver, a ver, que ya empezamos a liarnos como siempre con los términos. Ignacio González de presidente de la Comunidad de Madrid es una situación LEGAL, sobre lo de que sea legítimo… es más opinable. Para mí no.

    No, porque ABSOLUTAMENTE nadie ha votado a Ignacio González. Han votado a la lista del Partido Popular encabezada por Esperanza Aguirre. Ni más, ni menos, ni memeces sobre los partidos y las listas cerradas. En España, mal que les pese a algunos y mal que les joda a otros, se vota a un cabeza de lista, en una lista cerrada. En las Comunidades Autónomas uniprovinciales, como es el caso de la Comunidad de Madrid, la única lista que presenta cada partido a dichas elecciones está encabezada por una persona que dicho partido presenta como candidato. Así que, cuando se coge una papeleta para votar en dichas elecciones, se escoge la de un partido que presenta a un candidato. En el momento en que su enfermedad, su enfrentamiento con el resto de su partido, sus ánsias de grandeza o unos pequeños seres verdes que salen de la caja de galletas llevan a dicha persona a dimitir, el segundo de la lista no está legitimado, ya que no se ha presentado a las elecciones como candidato, sino como segundo (o vigésimo quinto) espada del partido.

    Evidentemente, la sustitución es legal Gallardón ha podido irse, y Ana Botella de Aznar ser declarada Alcaldesa con todas las de la ley. Ignacio González podrá ser designado por la Asamblea de Madrid como Presidente y Lidereso, y ejercer su cargo desde la Puerta del Sol o desde su ático en Marbella, de acuerdo con la legalidad vigente. Pero que a nadie se le olvide, NO LOS HAN VOTADO. La pantomima que se representó en la alcaldía de Madrid, como la que se nos viene en la Asamblea, no es una votación. Porque no se pregunta a los electores. Que los diputados tendrán consignada la representación de la voluntad popular, pero que no se ha preguntado al pueblo, no nos engañemos.

    Y esto, es opinable. Tan válido como cualquier otra idea de cualquier otro. Claro que, si hablamos de situaciones legítimas, es realmente raro que surjan dudas, ¿no? Igual nos quedamos todos muuuuuuuuuuucho más tranquilos si se convocan elecciones y así, legalidad y legitimidad serán una. Pero claro, a ver si el delfín (que pobres animales, no sólo les damos por culo jodiendo su hábitat sino que utilizamos su nombre para ciertos humanos que…) no va a salir.

  6. Señores, vivimos en Democracia, y hay que respetar las reglas del juego democrático, el pedir elecciones anticipadas porque no nos gusta el Partido Político elegido por la mayoría de los ciudadanos roza el golpismo puro y duro.

    El gran error es que algunos piensan que al Alcalde o al Presidente de una Comunidad lo eligen los electores. Nooooo. Al Alcalde y al Presidente de la Comunidad lo eligen los concejales y los diputados autonómicos que democráticamente hemos elegido los ciudadanos.

    Si no te gusta la Democracia que tenemos en España, dilo abiertamente, e intenta cambiarla, pero cualquier cosa que no sea esperar democráticamente a que lleguen las elecciones de 2015, insisto, es un acto cuasi golpista.

  7. Perdona, Aalto, pero ¿que demonios es eso de llamar golpista a nadie? Aquí se piden elecciones anticipadas, porque consideramos que Aguirre lo estaba haciendo muy bien para sus amigos y muy mal para los ciudadanos, y que Ignacio González no se merece ni intentarlo. Casi casi los mismos argumentos que Rajoy aducía día sí, día también, antes de Noviembre. Ergo, todos somos unos golpistas… o estamos en nuestro derecho de pedir lo que nos dé la real gana. Otra cosa muy distinta es que agarremos las pistolas y lo impongamos. Pedir, podemos pedir incluso que la Luna esté hecha de requesón. Insultar a diestro y siniestro, y argumentar cuando nos sacan los colores que “sois unos golpistas” es ser mediocre. Argumenta, hijo, que no es tan difícil.

    Vivimos en una cierta democracia (compara con Suiza o Suecia, y te meas), y por eso hay una serie de NORMAS y LEYES. Reclamar ahora que se anticipen las elecciones tiene más que ver con la ÉTICA y la MORAL. Son cosas distintas, y mezclar churras con merinas no va a servir para que dejemos de decir lo mismo: que le pregunten al pueblo, ¿o es que no se atreven?

    Y no, chato, no se elige a unos concejales y ellos ya deciden quién les manda. Los partidos presentan un candidato, piden a los ciudadanos su voto, y en función de eso obtienen más o menos escaños. Después deben presentar un candidato, que es por definición el cabeza de lista electoral, el que el partido declara como candidato. Toda la chorrada esa de que se eligen parlamentarios/concejales serviría en el caso de listas abiertas. Cuidado, que igual estás pidiendo lo que no debes.. y argumentando en tu contra.

  8. Didi, cada cual es libe de apoyar lo que le plazca. Por suerte, y aunque a algunos no le guste, en España tenemos una Democracia bastante sólida y hay libertad de expresión para que opines lo que quieras.

    Si vivieras en un país bananero ¿buscarías el apoyo del ejército para dar un Golpe de Estado derrocar al gobierno elegido democráticamente?

    …espero que seas algo más demócrata y sepas aceptar las reglas del juego 😉

  9. Cangrejo, te guste o no, al Alcalde y al Presidente de la Comunidad lo eligen los concejales y los diputados autonómicos que democráticamente hemos elegido los ciudadanos. Los ciudadanos no eligen al Alcalde ni al Presidente de la Comunidad. Si no lo has entendido puedo repetírtelo otra vez.

    Yo llamaría golpista a aquel que intentase usurpar de manera ilegal y violenta el poder de una Nación, o en este caso de una Autonomía o Ayuntamiento. Supongo que vuestras “pataletas” no pasarán de eso, y que esperaréis democráticamente a que los madrileños decidan en 2015 quienes serán sus concejales y diputados autonómicos… y ellos puedan a su vez elegir al Alcalde y al Presidente.

    Así es la Democracia… aunque a algunos no les guste.

  10. Aalto, perdona pero estás muy equivocado, y te lo explico tranquilamente:

    Cuando se redactaron las leyes que regulaban el “juego democrático” en España, no se pensó si quiera en la posibilidad de que sucediesen cosas como las que planteamos. En su día, se eligió un sistema de listas cerradas que, se pensaba, beneficiaba al ciudadano al mejorar sustancialmente las posibilidades de generar mayorías suficientes para gobernar. Es decir, se eligió la gobernabilidad por encima de otros criterios.

    Como resultado de aquello, nos encontramos con una situación sorprendente. Resulta que los partidos designan un candidato a presidente de la Comunidad Autónoma (vale lo mismo para cualquier instancia, en realidad). Esa es la cara que aparece en los carteles electorales. Ese es el nombre que sale en los eslóganes, del tipo “Vota Juan Nadie, Vota Partido Surreal”. Todo esto, mediante un sistema de listas cerradas. Utilizando el mismo símil que empleó Jordi Évole ayer, la lista cerrada es como comer de menú. Tú has pedido un primer plato, pongamos Fabada. Te sirven cocido. El argumento es que tú votas a los diputados, que a su vez eligen al presidente… pero eso es, de entrada, una falacia. Porque la primera persona a la que votaron quienes cogiesen la papeleta del PP en las últimas autonómicas madrileñas fue a Aguirre. Si ella se va, ya no eligen los electos a quien debe mandarlos, porque a ella se la votó, ¿no? Tranquilo, me sé la respuesta: entra el siguiente de la lista, así que chitón. Bueno, ahí se podría argumentar que, igual, debería entrar el siguiente diputado según la Ley D’Hont de representación proporcional… pero tampoco nos metamos en ese fregao. Es legal, sí. Legítimo, es discutible (que es lo que estamos haciendo). Ético…

    Si nos ponemos con que igual se queda sólo en una pataleta, te recuerdo que en la historia del Estado Español (está bien, de España, que esta era sólo por molestar), todos los golpes de estado los ha dado la derecha. Cerril e incivilizada, pero oye tú, la derecha. La izquierda no ha llegado a tanto, nunca. Por mucho que le joda a Pío Moa, ni en el 34, que ahí lo único (y no fue poco) que hicieron fue montar una huelga general indefinida, pero no se tomó nunca el congreso. Ojito.

    Y respecto a las manidas reglas del juego… estoy un poco cansado. Yo, desde pequeño, cuando juego a un juego sigo las normas. Y si en mitad de la partida se cambian, “rompemos la baraja”, es decir, se deja de jugar. Con las reglas del juego democrático se está rompiendo la baraja continuamente, y aquí no pasa nada. Cuando las reglas cambian constantemente, sin explicación y a favor del que va ganando (el que tiene más votos, el que gobierna, que es el que hace las leyes… más o menos), igual no son un argumento de peso cuando el debate es sobre ética, moral y legitimidad.

    En resumen, que será legal, pero legítimo no lo es. Y sí, deberían convocar elecciones anticipadas. Que seguramente ganarían, y a los que no nos gusta nos tendríamos que joder y asumirlo. Pero al menos, contaría con el respaldo moral, ético y legitimante de las urnas, cosa con la que ahora no cuenta.

    Por cierto, mírate las sentencias del Supremo contra la Comunidad de Madrid y verás quién no cumple con “las reglas del juego”. Te doy una pista, sólo una aunque hay más: la M-501, las obras de la carretera de los pantanos.. Venga, va, otra: la compensación a los profesores por el concierto educativo. Todo sentencias condenatorias contra el gobierno de la Comunidad de Madrid. Es decir, un gobierno incumpliendo las leyes. Lo cual parece ser legal… pero no es legítimo, creo yo.

  11. Hola. Yo estoy con Aalto, aparte de por las razones que da, porque Ignacio González no variará ni un milímetro las políticas de Aguirre, por lo que no tiene mucho sentido pedir elecciones. Es decir, mismo perro con distinto collar. Después de todo, tal y como están las cosas en nuestro país, presidente = gobierno = partido mayoritario en la Cámara (y debería haber un “= programa de gobierno”, pero este me lo ahorro). Si fuera una democracia como la estadounidense, en la que hay mucha más independencia entre miembros de un mismo partido dependiendo de su posición institucional, tendría algo de sentido.

    No debemos confundir las estrategias mediáticas -su propio nombre lo dice: medio- con el fondo democrático, creo yo. Si no nos gustan las reglas del juego, cambiémoslas, pero el hecho de que se interpreten de una forma (identificar un voto a una persona en concreto) no creo que eso le quite “legitimidad” a las reglas del juego (en mi opinión, ojo). Al contrario, quiere decir que debemos esforzarnos en ampliar esa interpretación simplista de la realidad.

    Siento el tocho escrito.

  12. Por cierto, cangrejo, un pequeño apunte: en la historia de España, hasta el siglo XX todos los golpes de Estado que se dieron curiosamente fueron protagonizados por militares progresistas…

    Ahora mismo no tengo evidencias (ni ganas de buscarlas: no va a ayudar a aclarar la discusión) pero recuerdo que esa frase, que me dijeron varios profesores de Historia a lo largo del tiempo, se me quedó grabada.

  13. Ah, y sobre las listas abiertas hay numerosas críticas, como que favorecen la corrupción y la competencia dentro de los partidos ya que, en la práctica, cada candidato en realidad lucha contra el resto de los de su lista. Vamos, como unas primarias pero a lo bestia. Con las listas cerradas y no bloqueadas pasa tres cuartos de lo mismo.

    Esto es la teoría (basada, eso sí, en los casos de listas abiertas que han existido, por ejemplo en Italia). ¿Qué ocurriría en España? Habría que ver cómo funciona en la práctica.

    Me pareció muy interesante un artículo aparecido en El País de un autor que abogaba por un sistema mayoritario, supongo que lo habéis leido.

    Un saludo.

  14. Didi, no te enteras, democracia es lo que Aalto te diga que es.

    Democracia es depositar una hoja de papel en una urna cada cuatro años para que durante ese tiempo la mayoría minoritaria, saquee, expolie y reparta el botín con sus amistades, durante esos cuatro años y hasta que se reponga el tan demandado derecho de pernada, tu papel como ciudadano o mejor dicho súbdito es apoyar la causa nacional aceptando las reglas que estos mismos que gobiernan han diseñado para ti.

    Y como bien dice nuestro Aalto, da gracias a que te dejen expresar tu opinión libremente, que todo se andará…

Deja un comentario