El ejemplo del barrendero Bob Esponja: hazlo tú mismo

A veces, solo hace falta un poco de ganas y arrojo (ni siquiera cantar bien) para alegrar el recreo a decenas de niños:

El protagonista de las imágenes es Emilio, un barrendero de Las Tablas que, un buen día, empezó a entonar la canción de Bob Esponja que le ponía su hija de 7 años todos los días. Lo hizo ante la valla del colegio y, al ver la reacción, lo repitió un día tras otro, ante el regocijo de pequeños, padres y responsables del centro, que vieron con buenos ojos este espontáneo gesto.

Todo hasta que una madre colgó en YouTube el vídeo que le había grabado hacía tiempo, empezó a distribuirse por internet, se hizo famoso… y Emilio dejó de parar ante el colegio, por miedo a que FCC le acabara despidiendo por emplear un minuto de su jornada laborar (no emplea más) en alegrar a una miríada de niños. Pero la empresa puso buena cara para no quedar mal y Emilio volverá el lunes a cantar. Los niños seguro que le están esperando.

Emilio es el ejemplo de lo que miles de personas hacen en esta ciudad cada día. Gente que crea algo para que las cosas mejoren. Pueden alegrar a los pequeños cantando, organizar las fiestas de su barrio, o montar una querella para que Rato pague lo que nos debe a todos… cada uno sabe lo que puede aportar. Se trata de no esperar a que las administraciones lo hagan por nosotros. No las necesitamos. Si quieres algo y nadie te lo ofrece, hazlo tú mismo.

Deja un comentario