La biblioteca como síntoma y como campo de batalla

El pasado día del libro sabíamos que Bankia iba a cerrar un buen número de bibliotecas y centros de mayores. A nadie pilló de sorpresa, después de que ya se intentaran cerrar el verano de 2010. En aquella ocasión la presión popular frenó el intento pero claro, estos casi dos años han hecho callo en las tragaderas populares, y no parece a la antigua caja le vaya a temblar la mano. Desde aquí apostamos – that’s entertainment – a que La Casa Encendida no será una de las que eche el ciere. Por si acaso os dejo un enlace a una campaña de firmas, aunque se me antoja más eficaz una retirada de fondos.

Por lo demás, el estado de nuestras bibliotecas públicas no es el mejor de los posibles, nos hemos podido hacer una idea tras la bufonada de los voluntarios de Botella, o viendo las bibliotecas acabadas y sin abrir. Tal es el caso de la de Orcasur, la de la Casa de Fieras en Retiro o la de Victor Espinós, en el millonariamente remozado (aunque carcomido) Conde Duque, de la que recientemente hemos sabido no abrirá al menos hasta 2013.

Una tímida marea amarilla en defensa de la biblioteca pública nació hace algunos meses al calor de otras movilizaciones sociales, y mucho me temo que será necesario enfundarse la camiseta amarilla de nuevo.

Todo se empeña en que los espejos reflejen nuestra figura famélica, un cuerpo social consumido. Insano, inculto, desnutrido y sin hogar. El cierre de las bibliotecas contribuye a reducir el espacio respirable y asfixiar también a nuestro cadavérico cuerpo social.

Hoy además de síntoma la biblioteca vuelve a ser centro de la batalla. Los estudiantes han decidido encerrarse a partir de las 21:00 h. en la biblioteca María Zambrano de la Complutense en protesta por los últimos ataques a la universidad pública, y nos invitan a todos a unirnos en el encierro.

No sabemos lo que pasará esta noche, pero la imagen de cientos de cuerpos famélicos usando una biblioteca como fuerte hace vigorizar mi imagen en el espejo.

Actualización: Parece que han cerrado la biblioteca (hasta la web, aunque quiero pensar que esto sea casualidad) pero se mantiene la convocatoria, a la 19.00 h. en el hall de Filosofía y Letras

Actualización 20.35: parece que finalmente no la han cerrado y empiezan a llegar estudiantes, pero piden que vay más gente

Deja un comentario