El problema de los concursos y la identidad gráfica en Madrid: un análisis al vuelo

Esta ha sido la semana de los diseños en Madrid. Si el lunes saltaba la polémica por la chapuza de la imagen para la candidatura de Madrid 2020 (¿o era 20.020?), el martes se volvió a liar la madeja con el cartel del carnaval 2012 en la capital. Ambas polémicas denotan un problema en cuanto a la gestión de la identidad gráfica de diferentes áreas del Ayuntamiento de Madrid y han motivado una conversación vía e-mail con reflexiones muy interesantes a cargo de un profesional del sector (llamémosle Señor Pérez) cuyas opiniones paso a extractar aquí, para los interesados:

El problema basicamente viene de los concursos y sobre todo de los concursos abiertos y con brefings tan genéricos que difícilmente se producen resultados de calidad, que siempre son resultantes de un proceso de trabajo y de tener una intención clara a la hora de comunicar y posicionarse (a lo mejor a la hora de ilustrar un cartel esto se nota menos). En los concursos no existe ninguna clase de feedback y los briefings están tan llenos de lugares comunes que no sirven para nada. Lógico que por lo general los resultados no sean buenos (no lo digo por este caso).

Yo creo que ningún diseñador se debería presentar a concursos, al menos que fueran cerrados, con pago por inscripción y un buen briefing. Me da igual que uno sea joven, no tenga trabajo o sea estudiante (muy mal las escuelas de diseño aquí), al final es echar piedras sobre el tejado de una profesión ya de por sí débil. El concurso de prestación de servicios en el caso de tener un cliente estatal de por medio lo veo acertado. Y luego el desarrollo, perfecto.

Para temas de identidad corporativa, por ejemplo los juegos olímpicos, que está ahora la polémica del logo. No se trata de hacer un logo, es el estudio del mismo a la adecuación de miles de soportes y formatos, la creación de una línea gráfica que va a afectar a señalética, infografía audiovisual, soportes editoriales, y un largo etc. (porque aunque este sea el logo de la candidatura tb. tiene su importancia y su desarrollo y espero que su relación con el logo final si la ciudad es elegida no cambie o no cambie mucho).

Ese todo es lo que conforma la identidad corporativa, no un logo y es importante contar con un equipo de garantias para ello (y no muchos pueden afrontar algo así). En los concursos de prestación de servicios suele haber espacio para trabajos anteriores afines, capacidades de la empresa, etc. y es una buena forma de medir la capacidad de llegar a buen resultado. Me enrollo con esto porque en la mayoría de los concursos que veo piden la creación de un nuevo logo y, aunque no sean tan extensos como el de los JJOO, si que exigen más trabajo del que al principio parece.

Un tema de un cartel es diferente. Lo que debe estar sujeto al concurso del que hemos hablado antes es la gestión de una identidad gráfica. Por ejemplo, la que debería gestionar las distintas actividades del Área de las Artes en Madrid y que visto los resultados o no existe o es muy deficitaria. Luego, que tal empresa (que será un estudio de diseño con cierta capacidad) decida contratar a un ilustrador o fotógrafo freelance o a otro estudio más pequeño (por que les interesa a lo mejor su estilo) para hacer un cartel bajo la dirección de arte de la empresa que ha ganado el concurso, sería lo ideal.

El cartel que ha ganado lo del Carnaval, ¿es bonito? Sí; pero… ¿está bien? No sé. No sabemos qué imagen se quiere dar de los carnavales o con qué fuerza queremos que estén presentes en la ciudad. No sabemos si hay una adecuación. Ahí hay un tema de identidad corporativa detrás, de directrices básicas, de intenciones. Pero vamos, que brilla por su ausencia.

Si sólo se trata de hacer un cartel y da igual porque nadie tiene la capacidad o competencia de establecer pautas de identidad corporativa en el Ayuntamiento para temas de imagen cultural, pues en ese caso qué vamos a pedir. Lo que hay es estupendo y si se lo dan a un ilustrador a dedo tampoco me va a parecer mal, siempre y cuando el resultado sea bueno. Hay casos como la Feria del Libro de Madrid. No sé quien lo contrata pero siempre es un buen resultado y casi siempre lo hacen los mismos (o, si no, otra gente con mucha calidad). Otro ejemplo: la gráfica de La Noche en Blanco, siempre estudios buenos y seguro que siempre encargos directos.

Deja un comentario