Gallardón alarga tres días los cortes de tráfico para albergar un encuentro ultracatólico

La visita del Papa ha servido como excusa al Ayuntamiento para ceder el corazón de la ciudad a un grupo de ultracatólicos (el Camino Neocatecumenal, más conocidos bajo el simpático apodo de Los Kikos) con importantes problemas de movilidad para todos los ciudadanos de Madrid.

Los Kikos, un movimiento que intenta llenar de vocaciones la Iglesia a través de una lectura fundamentalista de los textos católicos, quiso celebrar el lunes su acto en Cuatro Vientos, pero el Ministerio de Defensa se lo negó alegando que esta actividad ya nada tenía que ver con la visita del Papa a España.

Pero ya estaba allí Gallardón, ese político que intenta parecer de centro-izquierda, pero al que se le ve la cara derechona en cuanto se despista, para ceder el espacio público a estos fundamentalistas religiosos.

El viernes acabaron los actos del Papa en el centro. El sábado se podría haber desmontado todo el escenario y el domingo la ciudad podría haber quedado liberada. Pero, en lugar de hacer lo razonable, Gallardón mantuvo todo el fin de semana el dispositivo para que este lunes sus bienamados radicales católicos pudieran contar gratis con un escenario privilegiado.

Puede ser discutible la cesión y el gasto público durante una visita papal, pero lo que es intolerable es que también se haga con fundamentalistas cristianos de la secta de los neocatecumenales. Parece que el Ayuntamiento sólo se preocupa de la ocupación del espacio público cuando los que lo hacen no son amigos suyos

5 comentarios en “Gallardón alarga tres días los cortes de tráfico para albergar un encuentro ultracatólico

  1. Mas que amigos suyos. Diria que este alcalde juega cada día en contra de los ciudadanos madrileños.
    Beneficiando a gentuza integrista como la expresada, o a los tanque coches, que cada dia nos quitan la vida, y nos provocan enfermedades por culpa de los gases tóxicos de la contaminación.
    Estan cometiendo un Delito Contra la Salud Pública de los madrileños.

  2. Soy madrileño,vivo en la parte vieja de Madrid y adicto a Somos Malasaña y nunca había accedido a “Madrid me mata” y creo que me habéis echado. Lo razono. Yo no soy creyente pero me parece de muy mala leche llamar integristas ultracatólicos a unas personas que han elegido una forma de vida, que podrás estar de acuerdo con ella o no pero no por eso son unos ultras. En España existe libertad de culto (puedes ser católico, árabe, judío, etc, etc), existe el aborto libre, uno se puede separar y vivimos en una sociedad laica; no entiendo tanto alboroto cuando yo si mi conciencia me lo dice pues aborto y la ley me apoya. Y no entiendo como a un laico le puede importar mucho una visita de un Papa a la que hay gente que si que le importa; me pareció una forma de promocionar la ciudad, una ciudad que muchas veces me da la impresión que solo la queremos cuatro porque está pintarrajeada, pintarrajeada. Vino gente de todos los sitios del mundo, y el turismo es trabajo (restaurantes, hoteles, museos, garitos) y da de comer.
    Y llamar Ultras a unos católicos es igual de ultra. El respeto, el civismo y la educación es importantísima, aunque no estemos de acuerdo con lo que dice el de enfrente.
    Mi primera visita a “Madrid me mata” me ha matado del todo.

  3. Y me gustaría añadir que soy el primero que daría lo que fuera porque desapareciera el tráfico de Madrid, sobre todo en el Madrid viejo, donde los coches los tienes que ir saltando. Para mi Lavapies, Distrito Universidad, Centro y el Paseo del Prado peatonal y bicicletas ya. Y quien quiera venir a la parte vieja que use el transporte público. Como me encantaría que Madrid se pareciera a Munich, Estocolmo o Amsterdam. Sería mi sueño.

Deja un comentario