Recetas de la revolución islandesa: “Los objetivos deben ser claros y consensuados, y no se puede parar hasta lograrlos”

Considerado como el trobador islandés por excelencia, el actor y cantante Hördur Torfa fue uno de los primeros rostros en aparecer por Austurvöllur, el principal punto de reunión de la gente de Reykiavik, en octubre de 2008. En aquel momento, los islandeses estaban indignados por los desmanes de sus banqueros y políticos, pero solo algunos de ellos se habían manifestado públicamente. Pronto, Torfa se convirtió en una referencia para una ciudad, y un país, poco habituado a las protestas colectivas. Sin embargo, su experiencia como activista es larga. Se remonta a 1975, cuando fue uno de los primeros personajes públicos en declarar su homosexualidad abiertamente. Aquella acción le valió el rechazo de una sociedad muy tradicional, pero le hizo perder el miedo a emprender acciones de protesta.

Leer más en el blog de Magda Bandera

* Se pueden encontrar más artículos interesantes en el blog de Magda Bandera en la sección Corresponsalía en Islandia

Un comentario en “Recetas de la revolución islandesa: “Los objetivos deben ser claros y consensuados, y no se puede parar hasta lograrlos”

Deja un comentario