Herencia del totalitarismo

Los Estados de partidos nacidos de la derrota del fascismo en la Segunda Guerra Mundial recogieron, de éste, la base doctrinal que les permitió convertirse en partidos estatales, es decir, organizaciones depositarias del monopolio de la acción política y financiadas por el Estado. En la Europa Continental, la instauración de la “democracia” se entendió como el paso del Estado de un Partido al Estado de Varios Partidos, con libertades civiles otorgadas y Libertad política secuestrada por los partidos instalados en las instituciones de forma permanente.

Leer más en diariorc.com

Deja un comentario