¿Es antisistema el sistema?. El interesante caso del prisionero Rodrigo Lanza

Cada vez se habla más de los “antisistema”. Los medios de comunicación, los lenguajes políticos dominantes y ahora ya la mayoría social hablan constantemente de ellos –“los antisistema”– para referirse a individuos o colectivos cuya peligrosidad se da por supuesta y ante los que se exigen acciones persecutorias y punitivas urgentes. Pero lo escandaloso es que nadie se está tomando la molestia de clarificar en qué consiste ser “antisistema” y ni siquiera contra qué sistema se está.
Vamos a descartar que ese sistema atacado por los antisistema sea el sistema métrico decimal o sistema solar. También cabe esperar que tampoco sea el capitalista, puesto que esto convertiría de oficio en tal cosa a toda la izquierda con pretensiones de transformación social. Yo mismo me sentiría orgulloso, pongamos por caso, de que Jordi Borja se refiriera a mí como ejemplo de “crítico antisistema” en su último libro. Pero lo que se insinúa es, más bien, que contra lo que están los antisistema es contra el sistema democrático, de lo que se derivaría su reputación de antisociales y violentos.

Leer más en el blog de Manuel Delgado (post de diciembre de 2010)

Deja un comentario