Un pasaje fantasma en la calle de la moda

El psadizo, foto de Antonio PérezEl artículo de hoy de Antonio en Somos Malasaña es de los que te hacen enorgullecerte de formar parte del equipo de los periódicos SOMOS. No sé si habéis pasado muchas veces por la galería comercial que une la calle Fuencarral con la Corredera, un espacio fantasma sobre el que no es difícil imaginar historias pasadas de lujoso comercio y vida. Antonio nos las trae de nuevo colgado de los recuerdos de sus moradores presentes (sólo uno, Eugenio Monge de la joyería del mismo apellido) y pasados. Nos descubre además que el gran edificio del número 77 (propiedad del gobierno por cierto) alberga un suntuoso anfiteatro. El edificio, que fue construido por un director general de la época (que se reservó un pisito de 400 metros cuadrados y otro para Hedilla Larrey, un importante falangista casado con una marquesona) está hoy casi deshabitado y el casero no pone mucho de su parte para que reviva.

Lo dicho, no os lo perdáis.

Por cierto, Mercedes en Arte en Madrid también hizo una semblanza del sitio muy recomendable, para ella era “el pasadizo” de cuando lo atravesaba de niña.

6 comentarios en “Un pasaje fantasma en la calle de la moda

Deja un comentario