Moby Dick Club, a celebration

singer

Gracias a Hugo y gracias al diabólico Facebook, asistimos el jueves al evento musical de mes: el 18 cumpleaños de la Moby Dick. Yo estaba que rabiaba porque tocaban los Sunday Drivers, soy fan, y sólo se accedía por invitación, así que decidí participar en el concurso que los de la Moby habían montado en el caralibro y Hugo al ver mi respuesta me mandó un DM diciendo que nos quería invitar pero que se le había ido un poco la pinza con tanto lío y yo ¡ENCANTADO!

A todo esto hay que añadir que nos encanta la Moby y nos gusta mucho más que se haga mayor, porque pocos sitios llegan a los 18 y mucho menos en una ciudad tan “volatil” como Madrid. Y no, no es que nos guste porque seamos viejunos- yo ya era mayor de edad cuando nació la Moby-, ni porque tengamos una especial filia por los sitios con solera, lo que nos mola de verdad son los sitios de toda la vida que evolucionan con el tiempo, los sitios capaces de adptarse, que se siguen llenando de gente joven, esos garitos donde las viejas glorias somos como los jarrones, hay alguna por ahí colocado de vez en cuando. Además nos gustan las salas que programan principalmente grupos nuevos, en la Moby hemos visto últimamente a Micachu and the Shapes o a los Local Natives y a veces no tan nuevos, como Un Pingüino en mi Ascensor -somos de amplio espectro-. Nos gusta también porque es una sala de conciertos pequeños, donde casi puedes tocar a los músicos, donde te puedes tomar una cerveza codo con codo con ellos antes o después del bolo, aunque no te atrevas a decirles nada, ellos son los ídolos y tú el pringao y así tiene que seguir siendo.

Pero al tema, tras un momentazo ¡Ay vá, lo Donuts, Ay vá la batería de la cámara de fotos! llegamos a la fiesta, con la cámara y sin la batería, en fins no tengo perdón, más vale que salvé algunas foticos con el “mobile”. Antes del concierto había bebercio y comercio, saludamos a Hugo, posamos en el fotocall por primera vez en nuestra vida- foto que esperamos jamás trascienda- y pasamos a divertirnos. Por la sala pululaban los Sunday y otros músicos a los que desconocíamos. Corrieron las cervezas, la bandejas y una espectacular fuente de chocolate en la que podías embadurnar fresas, uvas, canutillos de barquillo y otras delicias.

Y tras unas palabras de los dueños de todo esto y como media hora o algo más sobre el horario previsto por la organización -lo bueno se hace esperar- saltaron al escenario los seis de Toledo, si quieres saber como fue el concierto manténte a la escucha….

Actualización de última hora: desgraciadamente la foto ha trascendido

3 comentarios en “Moby Dick Club, a celebration

  1. La Moby es una sala muy origianal dentro de la noche madrileña, a mi me divierte mucho (cuando no hay concierto) la mezcla de amantes de la buena música y pijos que pasaban por allí porque es su zona que se mezclan

Deja un comentario