¿Dónde XXXX podemos hacer fotos?


Hace unos años a uno no le dejaban titar fotos en exposiciones con cuadros, telas o en las cuevas de Altamira: la razón era que los flashes podían perjudicar a la conservación. De unos años a esta parte no nos dejan tirar fotos – con o sin flash – en ningún sitio por razones de derechos o simplemente porque les sale de ahí.

El otro día estuve en la exposición de Carlos Berlanga en la antigua Fábrica de Cervezas de El Águila (que por cierto está muy bien) y a la salida, en el patio, me dispuse a tirar unas fotos a la fachada del edificio, pero un portero salió como un loco del edificio para que no apretara el botoncito. Luego desde fuera hice todas las fotos que quise, por supuesto ¿cúal es la razón para que yo no pueda tirar fotos a la fachada de un edificio público? Se da la circunstancia de que yo trabajo en una biblioteca pública que pertenece a la misma red que la Biblioteca Regional, a la que yo quise fotografiar, y que además es también un edificio con interés arquitectónico, por lo que casi todos los días viene gente a fotografiarla y allí SI se puede, siempre y cuando no se saquen personas en las fotos. No es la primera vez que me encuentro con situaciones similares ¿cúal es el creiterio? ¿dónde podemos tirar y dónde no fotos? ¿alguien que me ilumine?

19 comentarios en “¿Dónde XXXX podemos hacer fotos?

  1. La verda es que roza el ridículo todo esto, hace meses fuí a ver una exposición de fotografía en el edificio de Telefónica, llevaba mi cámara en la bandolera. El guardia jurado me dijo que no podía acceder a la sala con la cámara (iba dentro de la bandolera) y tuve que dejarla en recepción. Pase de lios y no dije nada, pero me quede con ganas de decirle que si también dejaba el móvil (con cámara de 2Mpx). Lo más gracioso es que dentro, una pareja estaba haciendo fotos de la expo con una compacta.
    La chulería de esta genta es cuando estás sólo, si somos unos cuantos con cámara no dicen nada.

  2. En el blog de Microsiervos (.com) han tocado a ese tema de forma recurrente. El problema es que no hay una legislación demasiado precisa al respecto, aunque, por lo general, hay permiso para fotografiar en lugares públicos si bien hay que tener cuidado con las personas que aparecen en la foto (pedir su permiso si se va a publicar, básicamente)

    En los únicos lugares en los que podrían ponerte pegas es en aquellos en los que se requiera una autorización para entrar pero eso no incluye andenes de tren o metro, zonas de embarque de aeropuertos y similares en los que hay que tener un billete, pero no una autorización personal (si incluiría las zonas que usan los trabajadores, por ejemplo)

    Un enlace del propio blog:

    http://foto.microsiervos.com/practico/puedo-hacer-esa-foto.html

    Y uno que mencionan:

    http://www.quesabesde.com/noticias/fotografia-museos-calle-leyes,1_3368

  3. A mí me pasó lo mismo, sólo que yo ni siquiera iba a fotografiar el edificio, sino el águila que hay a la entrada de la sala de exposiciones.

    El problema es cuando te quieren impedir que hagas fotos en lugares que sabes que sí puedes, como la Torre Picasso. O llamas a la Policía para que le recuerde al de seguridad que estás en la calle, o te largas de allí sin hacer la foto.

  4. Yo lo que sigo sin entender es el tema del flash, realmente es tan dañino para las obras de arte??? Entiendo que dentro de una cueva unas pinturas rupestres se puedan estropear entre otras cosas por el flash y la variación de la temperatura producida por la presencia de gente, pero en una estatua o una pintura en un museo…

    Alguien sabe los efectos nocivos que causan los flashes en las obras de arte?

    La verdad es que lo de las actitudes de los seguratas en casi todos los ámbitos es flipante.

  5. Es pura majadería, del género reglamentista-absurdo. Fotografiar fachadas de edificios no debería ser un acto objetable, pero ¿de qué vivirían las empresas de seguridad? ¿De protegernos? No tengo ganas de reírme.

    La tontuna fotográfico llega al extremo de impedir que se fotografíen los bustos monumentales dedicados a Ramón y Cajal y Severo Ochoa en el exterior del recinto del CSIC. Es pura memez, no sirve para nada, pero se hace porque sí.

    Consolémonos: peor es la cosa en Londres, donde la paranoia les lleva a prohibir a inocentes turistas que fotografíen vistas emblemáticas de la ciudad… no sea que Bin Laden las use. Como si no tuvieran dentro de su propio país suficientes amantes de Bin Laden como para tener incluso planos de objetivos bombardeables.

  6. Yo he tenido una experiencia similar. No tanto por sacar fotos a un edificio público, sino a la misma calle. Me gusta callejear y tirarle fotos a todo lo que se mueve, pero al parecer a los transeúntes que me ven con la cámara no les gusta nada. La gente aparta la mirada, te miran como un bicho raro, te preguntan incluso que por qué haces esa foto, que cuál es tu interés. Es decir: o te ven haciendo la típica foto de sonrisa profidén, aunque sea delante de un estercolero, o desconfían de ti.

  7. es una actitud vomitiva y prepotente, sin ir más lejos, el Jardín botánico del Matadero, debe ser que se estresan las plantas. Conclusión, si vives en Madrid y te gusta la fotografía no pieerdas el tiempo con la mayoría de sitios, te tienes que acomodar a 4 cosas en las que aún quedan funcionarios competentes, El Museo de San Fernando (sin flash), el del ferrocarril, el tecnológico, el Botánico del Prado…

    En fin, estaría bien un blog: “Fotografía en Madrid para no perder el tiempo”

  8. Algunos lugares como el Reina Sofía y La Casa Encendida permiten hacer fotos sin flash. Pienso que es todo un acierto, es la mayor y mejor publicidad gratuita que se hacen.

    Otra cosa sería que la gente aprendiese a usar la cámara, o al menos a leerse el manual y saber cómo se quita el flash.

  9. si son para publicar en este blog y consideramos Madrid Me Mata como un medio de comunicación (que podría ser, y yo así lo considero), puedes hacer fotos casi en cualquier sitio y a casi cualquiera -siempre que tenga una justificación informativa- porque estás protegido por el artículo 20 de la Constitución (los únicos límites que marca son el derecho al honor, a la intimidad, a la propia imagen y a la protección de la juventud y de la infancia).

    Ahora bien, en la práctica, un vigilante de seguridad no suele haberse aprendido la constitución de memoria y por lo general suele aplicar la máxima de “eso no se puede hacer” en caso de duda. Lo mejor es ir de tapadillo o pedir permiso en plan oficial si se quiere hacer un trabajo en condiciones.

  10. No me suelo complicar mucho la vida, sobre todo para no perder mi tiempo con discusiones estériles; si me sale el vigilante de seguridad de turno, le digo que okidoki y me marcho con viento fresco. Pero desde la calle, aún no me ha dicho nadie nada por hacer una foto.
    Si quiero hacer una en concreto a una persona en concreto, le suelo pedir permiso y salvo contadas excepciones, no me he llevado nunca una negativa.
    El tema de los vigilantes de seguridad en los edificios en parte es comprensible sobre todo por cuestiones que, ellos mismos o los que los emplean, creen importantes por seguridad. Entiendo que el que hagan fotos de un edificio puede darles a entender que somos terroristas fotografiando para realizar planos o lo que sea. Pero claro, evidentemente un “malo” que quiera hacer fotos a un edificio, estructura, lo que sea no lo hará de manera tan obvia, digo yo.
    Me pasó algo curioso en la estación de tren de Atocha, en Madrid. Por casualidad paseaba con un amigo por la estación y se quiso acercar a los andenes del AVE a tirar unas fotos; la luz de la tarde le daba un tono chulo a los trenes. Él llevaba su Canon réflex y yo tenía la Kodak “bridge” en mi bandolera. El vigilante de seguridad le dijo a mi colega que no dejaban hacer fotos con “ése tipo de cámaras”, por la réflex, pero que si que permitían con compactas¿?¿? me dijo que a él le parecía una chorrada pero que tenían indicado que no permitieran hacer fotos con cámaras de tipo réflex, o por la resolución, o porque pueden llevar un “teleobjetivo”. Vamos, que mi colega con su 18-55 mm de su réflex era más sospechoso que yo con mi 17-135 mm de mi “bridge”. Incongruencias.
    Se lo comentamos al vigilante y al final acabamos echando unas risas con él porque también le parecía un absurdo.
    Salutem

  11. Santi, en RENFE sí se puede hacer fotos. Pero hay que pedir primero permiso al Jefe de Estación. Antes, se solicitaba una tarjeta todos los años y con ella podías fotografiar, pero siempre, avisando antes. Hace tres años el trámite de la tarjeta lo pusieron online, así que cuando se corrió la voz se les saturó el correo con miles de peticiones, así que suprimieron la tarjeta y todo el mundo puede hacer fotos; pero, al igual que cuando había tarjeta, pidiendo antes permiso. Te dejo el un link donde puedes verlo http://fotopaco.blogspot.com/2008/04/tarjeta-adif-supresin-de-la-misma-desde.html
    Lo que yo suelo hacer, en lugar de decir “puedo fotografiar…” es, preguntar por el Jefe de Estación y decir “voy a fotografiar…”. La mayoría de las veces es el mismo vigilante el que te dice que no hace falta hablar con el Jefe de Estación, que hagas las fotos.

  12. Para Edu: “Alguien sabe los efectos nocivos que causan los flashes en las obras de arte?”
    Básicamente vemos los colores gracias a la luz. Los colores se “forman” por la incidencia de la luz sobre los cuerpos que, por lo general, poseen, llevan añadidos, generan o adquieren (dependiendo del caso) pigmentos. Estos son sustancias capaces de absorver todo o parte del espectro de longitud de onda que llega en la luz. La que no son capaces de absorver sale reflejada y ese será el color que vemos. Por tanto, vemos el color que corresponde al espectro no absorvido por el cuerpo que lo refleja. Estos pigmentos tienen estructura química, ya sea orgánica o inorgánica, y la luz esta formada por fotones que están cargados de energía. Pues bien, al aplicar una fuente de energía sobre una molétula cualquiera (en condiciones ambientales al menos) se produce una excitación de los electrones de los átomos componentes de la molecula-pigmento, lo que normalmente va provocando su modificación y, por tanto, variarán las propiedades del pigmento, reflejando un color diferente. Esta degradación se puede observar en la pintura de las paredes de una casa: la parte expuesta a la luz que entra por la ventana se verá modificada en su color con más intensidad que la no expuesta. El que se impida el uso de flash en los museos y en general para fotografiar objetos artísticos (también cerámicas, esculturas, arquitectura o cualquier otro soporte pintado) persigue limitar la degradación de los pigmentos de la obra a los niveles mínimos provocados por aquellas fuentes de luz imprescindibles, manteniendo en lo posible el color original. Del mismo modo, las luces de las salas de los museos están ajustadas para que la afectación sea mínima. Pero no solo la luz, sino la temperatura, la humedad y otros factores que tambien influyen. De todos ellos, la luz quizas sea uno de los más agresivos, por lo que se impide el uso de flash, y de fotografía en general, al hacerse necesario el uso de trípodes para sacar una foto de calidad. Imagina la que se montaría para fotografiar, por ejemplo, a la Gioconda. Espero que te haya aclarado algo el tema.

  13. Real Decreto Legislativo 1/1996, de 12 de abril, por el que se aprueba el Texto Refundido de la Ley de Propiedad Intelectual, regularizando, aclarando y armonizando las disposiciones legales vigentes sobre la materia

    (BOE núm. 97, de 22-04-1996)

    Artículo 35. Utilización de las obras con ocasión de informaciones de actualidad y de las situadas en vías públicas

    1. Cualquier obra susceptible de ser vista u oída con ocasión de informaciones sobre acontecimientos de la actualidad puede ser reproducida, distribuida y comunicada públicamente, si bien sólo en la medida que lo justifique dicha finalidad informativa.

    2. Las obras situadas permanentemente en parques, calles, plazas u otras vías públicas pueden ser reproducidas, distribuidas y comunicadas libremente por medio de pinturas, dibujos, fotografías y procedimientos audiovisuales.
    _______________

    Con la expresión “obras” se refiere a obras protegidas por la Ley de Propiedad Intelectual.
    Es decir, una obra arquitectónica situada en la vía pública se puede fotografiar.
    No existe ninguna ley en España que lo prohiba.
    En estos casos lo mejor es llamar a la policía.

    LIBERTAD PARA MIRAR = LIBERTAD PARA FOTOGRAFIAR

Deja un comentario