¿De dónde viene la costumbre del entirerro de la Sardina?

Carlos Osorio no lo cuenta en su blog

Al término del Carnaval, llegaba la época de abstinencia, la cuaresma, en la que no se podía comer carne. Por eso, en el siglo XVIII llegó a Madrid un cargamento de sardinas para abastecer los mercados, con la mala fortuna de que el pescado, a causa del largo viaje en los carros, estaba que daba pena verlo y aún más olerlo. Las autoridades ordenaron que se enterrasen aquellos pescados en la Casa de Campo. El pueblo madrileño, que estaba de cachondeo por las calles, decidió acompañar el “cortejo fúnebre” y mientras los operarios enterraban el pescado la gente bailaba y bromeaba. Se lo pasaron tan bien que al año siguiente repitieron la ceremonia y enterraron una sardina junto a la fuente de la Teja (hoy desaparecida).

(y sigue con explicaciones alternativas Carlos Osorio)

Lo que está claro es que para el alcalde se está instaurando otra tradición para enterar cada año a la sardina: el dardo a la Esperanza.

Deja un comentario