Moda navideña en Madrid: tres artículos imprescindibles

Es bien conocida por todos los madrileños la costumbre de acudir a la Plaza Mayor para encasquetarse sobre la cabeza el objeto más ridículo a la venta. Desde MMM, el blog de la madroñosfera que ayuda, os ofrecemos una mini-guía para que este año acertéis de pleno en vuestras compras y no acabéis adquiriendo el gorro de Papá Noel deconstruido, que el año pasado estaba muy de moda pero este año está totalmente out. Ahí va el top 3:

  • El gorro de reno

El gorro de reno, ese homenaje a Rudolph

El mejor amigo de Santa es un clásico entre los artículos de Navidad de la Plaza Mayor. Si otros años han triunfado las osamentas en forma de diadema, este año se va a imponer el gorro de peluche que asemeja la cabeza de un reno. Sin duda, una de sus virtudes es lo mucho que abriga las orejas de los transeúntes. También que es barato (entre 3 y 5 euros, dependiendo de puestos). También disponible en versión Rudolph (se le enciende la nariz).

  • La pistola de pompas

Jovenzuela mostrando las virtudes de la pistola pompera

Los niños están enamoradas de ellas por sus luces y su impresionante capacidad de pompeo (hasta 150 pompas del ala cada 10 segundos) gracias a que se propulsa con pilas. Dicho artículo, además, se reparte con profusión por los vendedores ambulantes -la mayoría, asiáticos- que también hacen su agosto en pleno diciembre. Desde MMM estamos bastante en contra de su éxito, porque no enseña a valorar al niño la belleza de una pompa sencilla ejecutada con sus propios pulmones. No paguéis más de 5 € por la pistola (o 4 € sin pilas).

  • El gorro-árbol de navidad

Pero qué bien queda el arbolito

Tiene las ventajas del gorro-reno (calor, tacto agradable) y el plus de que se te ve llegar de lejos porque eleva tu altura en unos 15 centímetros, algo nada despreciable en medio de las aglomeraciones humanas del centro de estos días. Sin duda mi preferido por su originalidad y porque se mantiene enhiesto durante horas.

9 comentarios en “Moda navideña en Madrid: tres artículos imprescindibles

Deja un comentario