De iPhones y autobuses

Esta es una historia basada en hechos reales, cualquier parecido con la realidad por tanto, es lo normal.

EMT MadridHace unos meses os anunciábamos por aquí que una empresa había sacado una aplicación para el iPhone, gratuita por cierto, que permitía conocer el tiempo de espera de los autobuses, algo sencillo y útil y seguramente un granito más para animar a que la gente use el transporte público colectivo. La cosa funcionó muy bien durante un tiempo, pero de pronto la aplicación empezó a fallar, la comunicación que establecieron con la penosa e inaccesible web de la EMT se veía continuamente obstaculizada.

El problema resultó ser la EMT que “capaba” esa puerta de comunicación, es decir dejaron intencionadamente sin información a los usuarios del autobús que consultaban esta aplicación por un motivo muy sencillo, ellos iban a sacar su propia aplicación (recién estrenada) para dispositivos móviles y eso de que otros les hicieran sombra no les agradaba en exceso, además ya sabéis como va esto, hay preparada una presentación con un político y claro si lo que presenta no es una novedad, queda un poco deslucido.

Como todo el mundo sabe, (hay un montón de publicidad que así lo demuestra) en Madrid son los poderes públicos, a la sazón Comunidad y Ayuntamiento, los abanderados e impulsores del avance tecnológico sin ellos no se que pasaría… el caso es que parece ser que no les gusta nada eso de que otros niños juegen con sus juguetes y más cuando hay una jugosa foto de por medio.

Si fuera un demagogo cualquiera, como esos que salen en televisión, podría decir algo así como que los poderes públicos madrileños no apoyan la iniciativa privada, o que prefieren hacerse una foto antes de pensar en el bien común o que no apoyan el transporte público tanto como deberían o cosas así, pero no lo haré, paso. Concluyo aquí esta historia basada en hechos reales.

3 comentarios en “De iPhones y autobuses

  1. ¿Dudabas compañero/a lo de la foto, el bien común, etc, de los “políticos”?
    Todavía no he pillado el concepto de por qué la gente va a sus mítines, desfiles, 2016 y cualquier acto que organicen para que veamos lo que se preocupan por nosotros. La ONCE tendría que ampliar, y mucho, sus instalaciones para acoger a tal cantidad de ciegos.

    Saludos.

Deja un comentario