En plan ostentóreo: La noche de las compras

Desfile de Ion Fiz en el Matadero“…hay ay chica dame un reloj de Dior, porque estoy con un Rollex….” dice la Lomana a la dependienta de Dior en el famoso vídeo “¿Los ricos también lloran..?” y la verdad es que la frasecita, como tantas otras del mismo vídeo, es como para hacerse un politono. La frae en cuestión me ha impresionado, y mucho, porque este es el espíritu que subyace en La Noche de las Compras que ha organizado la ultrapijísima y “guanabi” biblia de la moda y el lujo, la revista Vogue y en colaboración con el Ayuntamiento de Madrid, que se ha metido por medio para promocionar el turismo “de compras” y que tendrá lugar el 10 de septiembre para coincidir con la Cibeles (Fashion Week) ¿No es todo ideal?

Como en todas las “Noche en…” se celebra simultáneamente en varias ciudades y como os podéis imaginar no son ni Ouagadugu, ni Sowetto, ni Calcuta. Los barrios elegidos para tamaña celebración tampoco son Lavapiés o La Elipa, ni siquiera el tan a al última Triball.No, estos no dan la talla, la cosa será más rollo Milla de Oro “grandes almacenes y tiendas abrirán hasta la madrugada y ofrecerán actividades convirtiendo la ciudad en una fiesta para celebrar el placer que la moda nos ofrece. Conciertos, cócteles, djs, celebrities… Madrid será una fiesta, desde Ortega y Gasset hasta el barrio de Las Salesas”.

Para terminar de joderla, en la lustrosa web que la Vogue (y no nos referimos a la ministra) ha perpetrado al efecto, bajo ridículo lema “las mujeres que aman Vogue, el lujo y el shopping, saldrán a la calle con un objeto: celebrar la moda”, nos propone unos outfits (modelones para los no iniciados), doce en concreto, que cualquier mujer (por lo visto al hombre la moda como que no) que ame a Vogue, al lujo y al shopping se pude permitir. Sin haberlos visto todos y sin esgrimir motivos estéticos, mi favorito es el 4, más que nada por los precios, se llama SEGUNDA PIEL y fluctúa entre 78.616 € y “ver precio”- un térmito que siempre sugiere pastón- pero no se ni porqué los pongo (los precios), porque como dice Lomana a la reportera del vídeo, que no para de preguntarlos, “qué ordinariez, chica esto no es un mercadillo”.

La verdad es que la iniciativa me ha dejado perplejo, no se si montar un club de fans de Lomana o/y organizar una acción atistico-protesta, algo que se llame “La Noche sin Blanca” que podría consistir en comprarnos uno de los outfits que proponen con una VISA ajena (en estos sitios no te piden el carné ¡qué ordinariez una vez mas!) y salir a gorronear en todos esos esblecimientos, una vez dentro de la flashipstore de turno, con la copa de “Champein” en la mano empiezas a desbarrar. El desbarre puede consistir en comportarte como la Esteban o peor de forma muy “ostentórea” y luego empezar a rasgarte el outift (que te ha salido gratis claro) hasta parecer un pordiosero la performance terminaría esperando a los pijos y pijas en la puerta para pedirles una limosna con camisetas insultantes y rociarles con perfumes hediondos con fru-frus reciclados de Mr. Propper. También podemos ignoarlo, pero no tiene ni la mitad de gracia, además tal y como está el percal…

13 comentarios en “En plan ostentóreo: La noche de las compras

  1. Independientemente de que nos dén o no los JJOO, es deprimente tener un alcalde que diga que conseguirlos es lo “único que le quita el sueño”, cuando en estos momentos esta ciudad tiene muchass necesidades educativas, sociales y mediomambientales que atender. Señor Alcalde deje de hacerse pajas y dedíquese a servir a los ciudadanos. Gracias.

  2. ir con un bote de ambipur y echarle a la gente puede estar bastante bien, eso les debe joder pero bien. menos mal que han cogido al “violador en serie de la milla de oro de madrid”, si no se la iba a gozar. jajaj

  3. Hablando de Dior. Habeis visto el ultimo anuncio de Jude Law?. Soy la unica persona que piense que este pive es un pringao absoluto!!!!…Yo no se algunos como gustan tanto al personal.

    Dicho!

  4. Empiezo leyendo con ese “hay chica dame un reloj de Dior…” y ya el resto me queda un poco condicionado. Mucho Ouagadugu y Sowetto y luego le metemos una patada así al diccionario. Pero más allá de estas perlas hago hincapié en el texto y me pregunto, sin que esto sirva de apoyo a la fiesta al consumo de moda y vanidades similares, en cuánto hay de crítica y cuánto de envidia, y me explico. Nos guste o no, estamos dentro de un sistema capitalista y consumista a tope. Quizá no consumamos moda, que sería el punto más alto de este excéntrico sistema social, pero sí una o dos teles de LCD, sí tres o cuatro pares de zapatos, sí un coche más grande, sí… objetos de consumo más o menos acordes a nuestro nivel de vida. En este contexto, si tuviéramos más dinero, no preferiríamos un mercedes a un seat? no prefeririamos un Bang & Olufsen en lugar de un Samsung? Es por esto que si queremos cambiar la sociedad que “tanto asco” nos da, empecemos por una reflexión y autocrítica y de este modo poder ver si hablamos por un sentimiento real de querer cambiar las cosas o movidos por la envidia de no tener el dinero suficiente para estar a esos niveles y en definitiva hacer lo mismo que ya hacemos pero con más dinero.

  5. a que patada te refieres a “Ostentóreo”, si, ya sabemos que es un termino popular que no está en la RAE, pero si pinchas en los enlaces verás de donde viene. El resto de erratas que habrá muchas son debidas a mis muñones.

    En cuanto a esa lección de moralina que nos das, cada uno que haga lo que le salga de los wevos, a mi, independientemente de lo que haga o me guste, me parece mal que en estos tiempos de crisis y mileurismo se convoquen esos eventos y que nos hagan ver a todos que somos tan millonarios y nos restrieguen el lujo por la cara y mucho peor si es con apoyo del Ayuntamiento ¿no tiene otros eventos algo más populares que patrocinar? A no, perdón a Gallardón le votan los ricos.

  6. Lo de Ostentóreo me parece genial y entendí a la perfección su utilización al margen de leyes lingüisticas y su origen. El que me dolió es el “hay”, del verbo haber, utilizado como “ay” interjección (por eso lo rescaté de tu texto).

    Como ya maticé en mi post, no comparto para nada esta festividad. Ni ahora ni nunca. Pero lo fácil es criticar eso y no ver que en muchas ocasiones TODOS somos eso y damos lugar a eso. Es cierto que no soy quién para dar “moralinas” a nadie. He querido dejar mi comentario por si sirve de algo, por si a alguien le interesa, por si consigo que la gente piense por sí misma, por poner mi granito de arena a intentar cambiar las cosas y a mi parecer, eso no se consigue viendo la paja del ojo ajeno y echando mierda al jardín del vecino sino haciendo la reforma desde dentro.

    Muy de acuerdo con tu último post, al menos con el primer párrafo. Comparto que los aires de prepotencia, el oportunismo desafortunado y el apoyo sin oposición de comunidad y ayuntamiento son lamentables. No defiendo ni la fiesta ni las formas.

    El último desaire no lo entendí demasiado. Te doy mis disculpas si te ofendí en cualquiera de mis renglones. Mi intención no era personalizar en tí mi comentario ni mucho menos ni por supuesto decirte, ni a ti personalmente ni a nadie en general, lo que tienes que hacer, gastar o puedas permitirte. Es un mensaje para quien lo quiera leer, por cierto, gracias por hacerlo y comentarlo 🙂

  7. Jajaja, ya veo que lo has cambiado jeje. Con tachón y todo, muy bien. Ojo con esas porque como bien has dicho son de las que duelen y te tiran un artículo (incluso interesante como este) al suelo. Rectificar es de sabios. Buen trabajo con la web o casi debería decir movimiento social ya. Un saludo. (seguiré vigilando jaja).

Deja un comentario