Cómo quejarte por la Sanidad y que te hagan caso

Seguro que alguna vez habéis acudido a vuestro médico de cabecera o a cualquiera de los servicios que presta la denostada Sanidad de Madrid y os habéis sentido maltratados, estafados o incluso increpados por el personal que os ha atendido.

El primer impulso es quejarse pero… ¿a quién? Podemos desahogarnos enviando un escrito a las asociaciones que protestan contra Aguirre y, si el caso es muy grave, incluso a los medios de comunicación. No obstante, lo que mejor funciona es una institución cuasidesconocida para la mayoría de usuarios de la Seguridad Social madrileña: el Defensor del Paciente

La institución (no confundir con una asociación del mismo nombre que denuncia negligencias médicas) se dedica a recopilar las quejas de los pacientes, comprobarlas y, si se da el caso, tirar de las orejas a los responsables. El Defensor del Paciente es lento (puede tardar un mes o más en responderte) pero seguro: si llevas razón, tendrás la satisfacción de ver cómo el médico o el centro que te ha atendido deficientemente se baja los pantalones y te pide disculpas.

Para demostrarlo, dos experiencias recientes:

En una, un paciente x (llamémosle Manolito) se siente estafado porque le acaban de quitar una escayola, no puede mover el pie y, sin embargo, le ofrecen ir a rehabilitación ¡dentro de dos meses! Indignado, Manolito pone una queja al Defensor del Paciente (vía e-mail) y a las dos semanas le contestan diciéndole que el lunes siguiente comienza su rehabilitación.

En otra, una paciente y (denominémosla Pepita) acude a recoger unas pruebas importantes a la consulta de su médico de cabecera. Este le dice que no las encuentra, que no es su problema y le trata con menosprecio. Ante esta situación, envía un e-mail al Defensor del Paciente y al cabo de un mes le comunican que se han puesto con su caso. Al poco recibe una llamada del centro de salud en cuestión para que acuda. Allí, la directora del centro le da personalmente los datos de la prueba traspapelada a Pepita y, días después, recibe una carta firmada por esta misma directora pidiéndole disculpas por el trato recibido.

Son dos casos, pero supongo que habrá muchos más. Si, además de patalear, queréis que llamen la atención a aquel médico o aquella enfermera que os trató mal sin ninguna justificación, no dejéis de enviar vuestras quejas al Defensor del Paciente.

2 comentarios en “Cómo quejarte por la Sanidad y que te hagan caso

Deja un comentario