Vandalismo contra las vacas del Cow Parade

El día en el que colocaron las vacas del Cow Parade en Madrid pensé en los tipos de perrerías que iban a sufrir durante sus dos meses de exposición. Rachelangelo me comentó que en Bilbao, donde hubo una muestra similar, sufrieron todo tipo de vejaciones y más de una acabó en la ría del Nervión.

albertinaPues bien, sólo ha hecho falta un fin de semana para que el poder de la destrucción se materializara sobre las vaquitas: una de ellas, Albertina Pinturina (a la izquierda) fue robada de madrugada el domingo en plena plaza de Lavapiés. Lo mejor de todo es que el animalico, de unos 400 kilos de peso con su base (los lectores de MMM indican que la vaca en sí pesa 70 kilos, aunque yo no lo he encontrado por ningún sitio), recaló en el piso de los ladrones, que fueron descubiertos por un vecino que les siguió hasta su portal.

No es la única que ha sufrido daños: algunas ya lucen graffitis en sus lomos y otras, como la lechera de la Puerta del Sol, han perdido partes de la escultura (las botellas de leche, en este caso). Veremos cómo acaban el resto cuando sean puestas a subasta. De momento, los organizadores ya tenían preparado un hospital de vacas para repararlas al que puedes llamar si ves algún desperfecto.

Mapa de las vaquitas del Cow Parade (con algunas fotos) en Google

20 comentarios en “Vandalismo contra las vacas del Cow Parade

  1. Yo he estado haciéndoles fotos el viernes y sábado, y hoy he escuchado que está prohibido subirse a ellas (que lo pone) y me tenía que esperar a que la gente se bajase para fotografiarlas.

    Tan sólo una puntualización: el animalito es de fibra de vidrio y pesa 70 kilos 🙂

    Un saludo

  2. sí sí, la madrugada del sábado encontramos una vaquita descolocada de su base de cemento en la plaza de lavapiés. la pusimos en su sitio y de repente se lanza un tío al lado mío para darle patadas… no es que me gusten especialmente o no, pero joder, la violencia no hace falta!

  3. Tengo que cuestionar el hecho de que poner una vaca patrocinada por el corte inglés sea cultura y menos callejera, pero si, tienes razón hay mucho cazurro suelto, aunque me sigue haciendo mucha gracia lo de los tipos que se llevaron la vaca a casa.

  4. Me pasa igual que a Arturo, no es que aplauda que se la lleven pero desde luego no puedo evitar esbozar una sonrisa al imaginar su peripecia, como lo planearon sobre la marcha, lo subieron a casa, las risas que se echaron, el acojone que les entró ¡da para una película!

  5. hombre, he de reconocer que estando de fiesta se puede llevar uno muchas cosas para el piso (carteles de Juan Pardo, conos de obras, máquinas de tabaco…), pero lo de la vaca se lleva la palma.

    A mí lo de las vacas me parece una idea muy comercial pero que tiene su gracia y, en cualquier caso, no es para reventarlas a hostias. Aunque hay mucha gente con contradicciones irreconciliables en su fuero interno que no tienen más remedio que hacerlo y también hay que entenderlo.

  6. No es que sean algo realmente cultural, pero si la gente hace eso con vacas que se supone que son bastante resistentes, a saber qué harían con obras más delicadas.

    Por otro lado, es verdad que la imagen de los tíos llevándose la vaca en medio de la noche tuvo que resultar cuanto menos curiosa, jeje. Saludos 🙂

  7. Didi, me temo que no has entendido bien los pormenores de la noticia. Lo que pesa 400 kilos es la base de la que desarmaron a la vaca para poder llevársela, no el animalito en sí mismo, que no creo que pese más que los 70 Kg. que dice Fotopaco.
    Para Alturo: sigo este blog desde fuera de Madrid, porque sigo aún siento debilidad por el foro a pesar de haber abandonado esta ciudad hace más de treinta años y me gustan vuestras ocurrencias y vuestro estilo. Pero en esta ocasión me has defraudado. Queda muy guay, muy moderno y muy antisistema joder el mobiliario urbano, incluyendo obras de arte ya sean más o menos comerciales, pero no deja de ser vandalismo, se mire como se mire. Y de planearlo sobre la marcha como dice Luis, nada de nada. Técnicos de la organización Cow Parade han explicado que esta “hazaña” que a vosotros os hace tanta gracia ha requerido mucho tiempo, mucha dificultad, disponer de las herramientas PROFESIONALES adecuadas y una ardua planificación. En fin, supongo que necesitáis cumplir algunos añitos más para que este tipo de salvajadas dejen de pareceros respetables.

  8. Que razón tiene donbernardino. No se que tiene de guau y cool cargarse mobiliario urbano, tan solo abanderar el patetismo de la ignorancia. Hay que viajar un poco más y abrir también los ojitos tan llenos de mierds como vacío tienen el tarro los malotes de turno.

  9. Mirad yo me imagino la historia a mi modo, unos tipos sentados en su casa, tomando unas copitas, cuando el alcohol se capilariza en su interior empiezan a imaginar acciones imposibles (creo que esto lo hemos hecho todos, al menos yo si) hasta que uno da con la idea feliz… ¿Y si ponemos una vaca en el salón? La historia es más o menos así en mi cabeza y me sigue haciendo gracia, más cuando todo ha terminado por salir bien, les han trincao y la vaca llego a su salón.

    Ahora si el tema es que un equipo profesional del robo llevaba meses planeando el secuestro de una vaca, con todo el material de precision para desmontarla, pues lo primero que no me lo creo porque supongo que si esto fuera así no dejarían la vaca en su casa y segundo que no tiene ni puta gracia y prefiero pensar en la opción uno.

    Y tampoco pasa nada si no estamos todos de acuerdo en esto no?

  10. Jo Don Bernardino, no sea usted tan severo que no creo que ni Arturo ni yo pretendieramos ser antisistema con nuestras aseveraciones, sólo ponerle un poco de humor a una acción que no es que aprobemos así tal cual sino que nos ha hecho cierta gracia.

  11. Pues a mi no me hace ninguna gracia el tema. Soy una chica joven y eso no me impide respetar las cosas, pero me parece que lo que se lleva es ir rompiendolo todo “porque lo pago con mis impuestos”, que es lo que deben de pensar la mayor parte de los impresentables que se dedican a subirse a las vacas, romperlas, quemar papeleras, hacer pintadas, robar timbres en los comercios. Encima si uno les llama la atención se encaran y les falta poco para pegarte. A veces siento vergüenza ajena de ser española. No creo que cueste tanto respetar este tipo de cosas, o no tirar mierdas al suelo, por ejemplo. Es triste que para divertirse haya que recurrir al vandalismo… Buen futuro nos espera con este tipo de gente (lo bueno es que con lo cortitos que son muchos de ellos, no me harán demasiada competencia en el mercado laboral)

Deja un comentario