Los graffitis municipales no son bienvenidos

Una práctica habitual en los comercios que no quieren ver cómo sus persianas y muros acaban llenos de pintadas de tags y graffitis de todo pelo es contratar a un grafitero para que elabore una obra sobre dicha superficie.

Existe un pacto no escrito por el que el resto de grafiteros respetarán sin dudar la pintura de un compañero y, por ende, la fachada del comercio que ha pagado por ella. En la calle Fuencarral y aledaños podéis ver muchos ejemplos. Aunque puede haber alguna salvedad en esta regla.

Una de estas excepciones la podemos ver estos días en la Gran Vía, cerca de la plaza de Callao. Allí, el Ayuntamiento contrató a un grafitero (eso suponemos al estar el logo municipal en la pintura) para que plasmara su arte en el muro que separa la calle de las obras de un edificio de apartamentos. A los pocos días, este era el aspecto que presentaba:

graffiti-callao

Alguien escribió la palabra “vendidos” (en pequeño y en grande) sobre los dibujos. Quizás algún grafitero que no está de acuerdo con que el Ayuntamiento pague por pintar grafitis en la Gran Vía y luego ponga multas millonarias a los que hacen estas mismas obras artísticas en otros muros.

La pintada de Gran Vía es una muestra más de la incoherencia municipal con respecto a los grafiteros. La penúltima fue el premio del alcalde a uno de los que dibujó el muro en el que le criticaba. En Madrid hay pintadas totalmente prescindibles, otras que nos hacen gracia y algunas que de verdad merecen ser admiradas, hechas por grandes artistas. Gallardón debería diferenciar entre unas y otras a la hora de multar, igual que lo hace a la hora de decorar los muros blancos del centro de la ciudad.

15 comentarios en “Los graffitis municipales no son bienvenidos

  1. Sí, claro, y ponemos un ministerio del grafiti o un observatorio de buenas prácticas grafiteras ¡amos ya!
    El Ayuntamiento está para otras cosas, que no es nuestro papá, está para gestionar nuestros impuestos.

    Imagino que de quien tiene que salir la idea es de los grafiteros que realmente son artistas, que sean ellos los que puedan afear la conducta a todos esos guarros que se creen artistas incluso cuando se sientan en el wc.

    Respecto a los contratos para pintar comercios, bueno, eso es simple y llanamente extorsión mafiosa de spray.
    El fin de esta lacra puede estar en manos de los miami

  2. Si ésta es una dicusión que se plantea en ciudades como Barcelona, Londres o NY, donde hay una gran cantidad de artistas (aunque muchos no lo entiendan, realmente lo son) que plasman sus maravillas en paredes de edificios cuasi-abandonados, en Madrid la cosa está bastante más difícil, ya que se junta un ayuntamiento carca (que a veces van hasta de modernos, lo cual resulta de lo más patético) con una cantidad enorme de chavalería que viene del extrarradio (muchos de las ciudades más ricas de la comunidad de Madrid) a pintarrajear cualquier cosa con firmas horribles: comercios, portales y muchas veces otras obras mucho mejores que lo que hacen ellos.
    En Madrid lo menos malo todavía son grafittis hiphoperos que ya están pasados de moda. Yo solo he visto por Lavapiés algo que se salve, y tampoco se respeta.

    Por eso aquí a los que tienen prejuicios como en el otro comentario es muy difícil convencerlos de que hay arte urbano y que normalmente, aunque ilegal, respeta el entorno urbano porque lo quiere embellecer, y no simplemente dejar una marca de machito adolescente.
    Lo de Gran Vía me parece normal, porque es un grafitti horrible que sirve para tapar la demolición de unos edificos que a saber porqué se han tirado.

    Esta hipocresía del ayuntamiento es comprensible si tenemos en cuenta que la concejala (y futura alcaldesa?) responsable del tema, no respeta a los homosexuales y apoya a su marido, que no cree en el cambio climático y demás cosas que ahora no vienen a cuento.

  3. ya que lo pregunta excopete: el edificio era anteriormente sede del Banco Atlántico, que fue vendido, derribado, convenientemente recalificado y ahora albergará un edificio de apartamentos de lujo.

  4. Hombre, las cosas como son: es un poquito incoherente multar y a la vez pagar a un grafitero para que te pinte el muro de una obra.
    Además, como bien decís en el post, hay pintadas cutres y grafittis que merecen bastante la pena.

  5. No se puede tener diferente rasero dependiendo de si el grafiti nos gusta o no. Si es que sí, es que sí para todos, si es que no, es que no para todos… Lo que hay que multar es el lugar en el que se pinta, no es lo mismo pintarle la cara a la Cibeles que hacer un grafiti en un muro.

  6. A quien se le ocurre dejar un muro grafiteado en Gran Via, era de esperar que unos se pintaran sobre otros, Si no quieren que se dañe la estetica que pongan otro tipo de superficie como vallas o lonas. Un muro liso= grafitis

  7. No creo que se pueda equiparar graffiti con expresión artística. Más que nada, porque sería confundir el fin con el medio: las técnicas empleadas son sólo medios.

    Esa confusión extrema es la que lleva a enmierdar edificios artísticos. No hay más que darse una vueltecita por la plaza de las Comendadoras para desearle una buena gangrena a los pintarrajeadores.

  8. para empezar a hablar habria que informarse mejor de todas las cosas desde sus principios..
    para empezar, todas las obras, permisos o para ke algunos entiendan “graffity artistico” no se le puede llamar graffity porque es una cosa legal que cualquiera haria si se le diese bien pintar para poder sobrevivir en este madrid que apesta…y digo sobrevivir porque con lo que puedan ganar tienen ke volver a comprar pintura, pagar alquileres nada baratos o simplemente vivir porque no hay trabajo de otra cosa…respecto al graffity como graffity es una cosa que siempre ha existido y siempre existira y no intentemos meter a una cosa en otra xk en lo uniko ke se parece es en ke intentan decir algo que se vea por las calles y que se hace con spray…habla un joven ke esta de acuerdo con ambas cosas por separado…legal como supervivencia graffity como protesta…yo no me vendi xk jamas tuve nada ke fuera mio…solamente mis principios y nunca seran vendidos

  9. Bueno realmente hay q rectificar varias cosas del articulo, lo hicieron varias personas y no una, y no fue un contrato por parte del ayuntamiento sino que fue la empresa constructora la q se puso en contacto con los q lo pintaron.

  10. Al margen de la discusión de si los graffitis son o pueden ser arte (a mi si me lo parecen) lo que está claro es que los comerciantes e incluso el ayuntamiento contratan los servicios de los grafiteros de forma legal para decorar con sprays las fachadas y cierres de sus negocios. Algunos de estos grafiteros hacen trabajos muy profesionales y técnicamente muy bien realizados, como los chicos de Plaxtik, su web es http://www.plaxtik.com . No se si estaréis de acuerdo conmigo, pero algunos de sus trabajos están geniales. Yo contraté sus servicios y estoy muy contenta con el resultado (sólo espero que lo sigan respetando…)

  11. Yo creo que no se pueden confundir dos cosas. Si YO que soy el dueño, en mi casa, decido que alguien pinte mis paredes, con lo que me venga en gana, o si lo decido, con lo que le de la gana a quien sea, estoy en mi derecho y el que lo pinta también, Por el contrario, si contra la voluntad de los dueños, que en las ciudades somos los ciudadanos, alguien pinta NUESTRAS paredes, estará cometiendo un delito. Sólo el dueño de algo puede decidir que permite que se haga con ello.

    Si estos grafiteros tienen necesidad de pintar paredes ¡Que pinten las de su casa! Pero suele ser al revés, esta gente se dedica a llenar de firmas (gran expresión artística donde las haya) el centro de Madrid, produciendo esa lamentable imagen de deterioro de nuestro centro, y sin embargo apenas enguarran la zona en la que viven. A mi me pone enfermo ver como esta gente destroza cosas que nos han costado mucho dinero a los ciudadanos, a veces horas después de recién construidas.

Deja un comentario