Regalos navideños, creando mítos

BH CaliforniaSupongo que cada vez se da menos, supongo también que la razón que estaba detrás de nuestra obsesión por determinados objetos era la poca variedad de la que disponíamos, algo parecido a lo que sucedía con las series “de culto”, era difícil no mitificar al Equipo A cuando llevabas viendo episodios los últimos 20 años de tu vida, ahora por suerte hay mucho más y mejor donde elegir, pero como no hay nada perfecto, esto hace que de alguna manera se pierda ese romanticismo que acompaña a esos recuerdos colectivos y del que tan buen partido sacan las marcas comerciales.

Vamos a repasar los mejores regalos de reyes de mi época, a ver si os animáis y completamos el álbum viejuno entre todos.

normalbmffalconru7En mi barrio, ya os dije un día que lo más de lo más era que te regalasen un barco pirata de los clics, todo un clásico que hoy en día sigue dando guerra. A la par estaba tal vez el Halcón Milenario pero como yo nunca he sido muy fans…

Poco después cuando uno ya estaba en plan aventurero, el regalo por excelencia era y sigue siendo una bici, en mi generación triunfó totalmente la BH California, las había de todos los colores y fueron introduciendo mejoras como suspensiones, frenos de disco, etc. Recuerdo que intercambiábamos las morcillas que cubrían algunos hierros de la bici para personalizarla un poco, hoy a esto se le llama customizar.

CPC 464Y que me decís de los ordenadores, el mítico Spectrum fue el primero que yo vi, lo tenia mi primo y desde entonces supe que quería uno, no hacia nada pero molaba. Algún año más tarde a mi me tocó el Amstrad CPC 464 monitor monocromo, porque como todo el mundo sabía, los de color te dejaban ciego, los más pudientes se lo compraban con unidad de disquete que era un gran avance. Lo mejor del ordenador además de las largas horas escuchando el chirrido de la cinta para luego comprobar que no había cargado bien el juego era, sin duda, ir al rastro a comprar juegos piratas que vendían grabados en extrañas cintas negras y que luego no funcionaban, me aseguraban que ajustando el cabezal con un destornillador esto se solucionaba, pero ni con esas.

zoom_aj6Para completar el repaso al mundo viejuno, tengo necesariamente que hablar de las Nike Air Jordan, las zapatillas más molonas del colegio y que todos estábamos como locos por tener, eran carísimas y tenerlas era poco más que convertirte en un amo del basket, rivalizaron con las Pump que popularizó Dominique Wilkins pero vamos, unas jordan, eran unas jordan.

Después de eso ya no me acuerdo de nada.

7 comentarios en “Regalos navideños, creando mítos

  1. Hombre, unas dignas competidoras de las Nike Air Jordan eran las Reebok The Pump, con su balón de basket para hincharlas y todo. Ahí aprendimos desde pequeñitos la importancia de tener cámara de aire en las zapas.

    Como nota curiosa a lo de los clicks de Playmobil: hace una semana descubrí que las chicas se llamaban clacks. Muy fuerte.

    En cuanto a lo de Star Wars, creo que ninguno de mis amigos era fans. Los de nuestra generación se han ido haciendo con el tiempo. Salvo los más frikis, claro.

  2. Haber didi, los clicks en mi época eran de famobil, eso de playmobil es nuebuno total.
    Em mi niñez el regalo estrella fue el Scalectrix y le podían seguir de cerca el exin castillos y ….unos walkitalkis, digo. ¿ha quedado to much prehistoric?

  3. Hombre, Alturo, esos objetos que recuerdas eran los que yo regalaba a mis hijos, que siguen siendo unos chavales. Si eso es ser viejuno, yo debo ser el primo del hombre de Atapuerca.

  4. Añado dos:
    Supercinexin y la cocina Payá (creo que se escribía así). Mi tío me adoraba y me regaló una supercompleta con lavadora y todo. Jugaba con lentejas, judías,… se me olvidó una en la lavadora (con agua) y cuando volví a abrir el jueguete me aterroricé al ver un alien que salía de la lavadora (la razíz de la judía). Mi primer contacto con la botánica.
    Mi padre siempre intentaba convencernos a mi hermana y a mi para que pidiéramos el excalestric a los reyes, pero nunca coló.

  5. Mis disculpas Don Bernardino, tienes razón tampoco es tanto tiempo 😉

    También es cierto que se me ha pasado el monopatín, hasta entonces los monopatines eran naranjas de plástico y estrechos, poco a poco se fueron imponiendo los de madera anchos, estilo americano que les llamábamos nosotros con un gran freno detrás que lo incapacitaba para cualquier truco tipo ollie o similar.

    En mi colegio aunque esto ya no era necesariamente de regalo de reyes, se pusieron también muy de moda los “yo yo” marca russell cinco estrellas.

Deja un comentario