Rectificar es de sabios, pero aún queda mucho

Gallardón ha anunciado que permitirá a los comprooro seguir caminando por las calles del centro de Madrid. No ha dicho, sin embargo, qué hará con los que reparten octavillas ni con los grandes neones.

Es bueno que un alcalde rectifique ante el clamor popular, sobre todo cuando comete estupideces al legislar –algo reconocido por la propia Botella-, así que, ahora que está en racha (tal vez imbuído por el espíritu navideño), pedimos a Gallardón que retire otras legislaciones estúpidas que ha aprobado en todos estos años como primer edil.

A saber: Que vuelvan a la Plaza Mayor las bromas y las pelucas (¿a quién hacen daño?), permitir beber alcohol en la calle (debería sancionar montar escándalo, mear en los portales o ensuciar la vía pública en general, pero no tomar una cerveza en un banco), que desaparezcan los pantallazos que hacen daño a la vista… (ponga aquí lo que más le moleste)

2 comentarios en “Rectificar es de sabios, pero aún queda mucho

  1. Otra cosa, los que reparten periódicos gratuitos bloquean las salidas de metro con ellos, su parafernalia y la cola que forman para recoger el periódico.

    Deberían obligarles a separarse un poco de la salida!

Deja un comentario