Gallardón prohíbe llevar calcetines blancos con zapatos por las calles de Madrid

“Es una costumbre de muy mal gusto que tenemos que erradicar de esta ciudad”. Así ha justificado el alcalde de Madrid, Alberto Ruiz Gallardón, la ordenanza que permitirá multar con hasta 300 € a los ciudadanos que caminen por la calle vistiendo calcetines blancos con zapatos.

La medida llega después de otras actuaciones similares para cuidad la “excelencia” del centro de la ciudad, como la prohibición de los comprooro (que luego rectificó), de los repartidores de folletos, de los luminosos de grandes dimensiones o de las bromas en la Plaza Mayor.

michael-jackson-madridDe esta forma, desde el 1 de enero cualquier madrileño que no respete el buen gusto a la hora de combinar calzado y calcetines podrá ser multado por los agentes del orden. La cuantía de las multas dependerá de la gravedad de la infracción: si el ciudadano lleva una prenda (pantalones cortos o falda) que deje ver los calcetines a simple vista, se le aplicará la multa mayor (300 €). En el caso de que no sea visible salvo cuando se remangue, la sanción se quedará en 60 €.

La única excepción serán los turistas extranjeros, que podrán caminar con calcetines blancos con zapatos y con sandalidas. El primer edil ha justificado esta singularidad porque el Ayuntamiento “no tiene la intención de perjudicar el turismo de la ciudad”.

Aunque la medida ha sido criticada ya por los representantes municipales de PSOE e IU, que lo consideran “un recorte intolerable de las libertades”, algunos sectores de la población madrileña han defendido la medida. Es el caso de la Confederación de Escuelas Católicas con Uniforme (CECU), que considera que la combinación de ambas prendas de vestir es “como si llevara una escayola”, ha explicado uno de sus representantes.

¿A vosotros qué os parece la medida?

13 comentarios en “Gallardón prohíbe llevar calcetines blancos con zapatos por las calles de Madrid

  1. Me parece una medida muy apropiada. A ver para cuando prohíbe de una vez los coches tuneados, la música en los altavoces de los móviles y los ricos.
    He dicho.

Deja un comentario