Cortylandia o una tradición entrañable y surrealista

Una de las tradiciones madrileñas que más me llama la atención es la de acudir cada Navidad a la fachada trasera del Corte Inglés de Preciados y cantar la canción de Cortylandia. El evento en sí no puede ser más viejuno: los muñecos articulados cuyas bocas se mueven cuando no hablan, la temática infantil como de hace 20 años (duendes, hadas, brujas, etc), los personajes disfrazados que venden globos

El evento comenzó hace un porrón de años (en 1979), cuando llevaron un tren del parque de atracciones y lo montaron sobre la marquesina. El objetivo era atraer a niños al lugar y que luego los padres entraran a comprar productos de El Corte Inglés.

Hoy, los ciudadanos no asocian Cortylandia con la compra y se va a disfrutar como un elemento de la decoración más, como las luces de navidad o los belenes. Y la fauna que acude es espectacular: la última vez que estuve, a mi lado bailaba un borracho al son de la música, cinco treiteañeras cantaban a voz en cuello la canción detrás y otros tres empelucados hacían el garrulo mientras intentaban atraer la atención de las treinteañeras.

Para los que no sepáis de qué estoy hablando, ahí va un vídeo con el montaje de este año:

Y por aquí os dejo los horarios y una leyenda urbana que corre por Madrid sobre niños que se pierden en Cortylandia:

Qué: Cortylandia 2008.
Dónde: En la plaza del Celenque, detrás de Preciados.
Cuándo: Hasta el 6 de enero. Pases de 15 minutos a las 11.00, 12.00, 13.00, 14.00, 18.00, 19.00, 20.00, 21.00 y 21.30 (de lunes a viernes). Los sábados, domingos y festivos la sesión de las 11.00 se traslada a las 15.00. El 25 y el 1, sólo por las tardes.
Cómo: Vete con ganas de cantar y, si puedes, con peluca o pandereta. Cuanto más la líes, mejor.
Cuánto: Mirar es gratis. Comprar en el Corte es ya una pasta.

11 comentarios en “Cortylandia o una tradición entrañable y surrealista

  1. Es el truco de amrketing más descarado, caro y cutre que he vsito en mi vida.
    Puede que sea una manera de atraer a los niños y los padrs ( olo que slo mismo , adultos con dinero) pero luego la gente compra donde quiere. En madrid la gente es especilaista en ver cosas gratis y luego no dar nada a cambio.
    >El que no quiera comprar en el corte ingles no lo hara por mucho cotimierda que haya, eso si aprobecharan para que sus hijos vean una chorrada de espectaculo gratis.

  2. sí, Arturo. Este año es bastante más cutre (si cabe) y además no tiene referencia alguna a la Navidad. Otros años por lo menos metían un portal de Belén escondío.

    Además, la historia de las brujas con dieta hadófoga que la abandonan junto a los trolls no se sostiene por ningún sitio

Deja un comentario