Fauna autóctona: carretilleros de Lavapiés

Caminan rápido, sin mirar a los lados, como con prisa. Todos llevan esa extensión de su cuerpo que es la carretilla, un aparato mágico que transporta pesos sobrehumanos sobre calles empinadas y llenas de adoquines sin apenas esfuerzo.

Los carretilleros de Lavapiés son una especie que sólo aparece en la ciudad en horario comercial, cuando las furgonetas de reparto llegan al barrio y expulsan su mercancía hacia todas las tiendas de venta al por mayor. En ese momento, ellos despliegan sus carretillas y van hacia arriba y hacia abajo, en grupo, en una frenética carrera que sólo termina cuando la persiana metálica echa el cierre al día.

Los rasgos orientales no son condición indispensable para ser carretillero, aunque es bien cierto que muchos de ellos son asiáticos. Quizá por ello parecen tan inquietos y apresurados.

Cuando acaba el día, los carretilleros se acuestan junto a su mujer -porque todos son hombres y están casados- pero antes no se olvidan de acomodar su metálica herramienta de trabajo junto a la puerta, dentro del dormitorio. Para que descanse.

* Lee aquí más personajes de la fauna madrileña

Deja un comentario