En plan Islandia

Eran otros tiempos, más o menos por abril de este año, cuando Jonh Calin nos contaba desde las páginas de El País Semanal que Islandia era ese país maravilloso, modelo de economía donde crecía el parné hasta debajo de los geisers y aunque por entonces ya les agobiaba la crisis, ahora les ha estrangulado, la moneda se ha depreciado un 75% y van a tener que perforar hasta el centro de la tierra para encontar ese parné, que se ha volatilizado.

Y ¿a que viene todo esto? Pues la comparación es evidente, el año pasado, el dinero fluía a espuertas por el Ayuntamiento de Madrid, vivíamos en el paraíso de las obras públicas, eramos un modelo de perforación ciudadana, paraiso del andamio y de la excavadora, pero todo eso era ficticio. Gallardón, como buen “islandés” se debía de pensar que esto era jauja, que se iba a seguir construyendo ad infitum, incluso hasta cuando hubiera más pisos que habitantes y que los precios seguirían su escalada, aunque ya iban unos cuantos ochomiles por delante de Edurne Pasbán y por ende las licencias, que van a tanto por ciento.

Pero la cruda realidad dice que los ingresos del Ayuntamiento se han devaluado más o menos en la misma proporción que se ha devaluado la corona islandesa y Gallardón se puesto buscar pasta por debajo de los geisers, ha emprendido un plan de salvación de la candidatura de los JJOO, recortando en obras públicas- hasta se ha rendido ante Tita-camina o revienta-Thyssen-, subiendo un año más los impuestos, incrementando la presión multo-recaudatoria y las últimas noticias que nos llegan hablan de una nueva tasa de basuras. Está que lo tira, sólo nos falta que nos instale en Sol una piscina de agua caliente al aire libre de cara al invierno y oyes, igualico, igualico que Reikiavik y si fallan todo los planes, siempre nos quedará e-bay.

Foto cortesía de ljpixie75’s

2 comentarios en “En plan Islandia

Deja un comentario