Diario de una ninfómana del márketing viral

Si quieres promoción gratis de tu película, no hay como encontrar a alguien que te la censure. Aunque sea un poquito, o sólo el cartel. Esto funciona de un modo muy sencillo:

1. Presentas un cartel más o menos provocativo (por ejemplo, el de una chica metiéndose los dedos por debajo de unas minúsculas bragas).

2. Encuentras a alguien (preferiblemente en Madrid, que es donde se hacen los periódicos y los telediarios) con mentalidad más o menos viejuna que le parezca demasiado atrevido (entidades gobernadas por la derecha o medios de comunicación de la Iglesia, por ejemplo) y se lo ofreces. Muy probablemente te dirán que no.

3. La semana en la que se estrena la película, denuncias que has sido objeto de una censura infame a un medio de comunicación cualquiera, que seguro que comprará la historia porque todo lo que suena a censura vende un huevo.

4. Ya está todo hecho. A partir de este momento, el cartel de tu película aparecerá en diarios digitales, en televisión, hablarán con el director en la radio, los defensores de la libertad escribirán sobre ella y, con un poco de suerte, quizás llegues hasta la madroñosfera. A estas alturas, ya estamos a viernes, día en el que se estrena el filme en cuestión. Tienes el primer fin de semana de éxito asegurado.

Y no sigo con la maniobra de La Sexta para promocionar sus informativos llamando payaso a Rajoy porque se sale de Madrid, que si no…

5 comentarios en “Diario de una ninfómana del márketing viral

  1. Os voy a dar mi modesta opinión.
    Creo que esto no está orquestado, coño. Más allá de haber hecho un cartel superprovocativo y que les haya venido de puta madre la censura, evidentemente.
    Pero eso no es una campaña de marketing viral, eso sería si la hubiese censurado un “topo” de la productora infiltrado en la Cope o si se hubiesen inventado la citada censura.
    Es una polémica, pero no una campaña de marketing viral.
    Y que conste que no lo digo porque esté metido!! Jajaja.

Deja un comentario