Adiós a las octavillas, a los comprooro y a los neones

Gallardón ha aprobado una nueva ordenanza (aquí, en PDF) para que desaparezcan los comprooro, los repartidores de publicidad en octavillas y los neones grandes, en esa vía de “excelencia” aséptica y anodina que Gallardón quiere implantar en esta ciudad. Botella dice que la profesión de hombre-anuncio es indigna. Yo no lo veo tan claro.

Supongo que, detrás de este anuncio y en un alarde de cordura, el alcalde retirará todos los megapantallazos publicitarios (esperemos que esta vez no sea una inocentada) que ha puesto por el centro y las televisiones enormes con la programación de Esmadrid como la de Callao. Porque eso sí que es una aberración.

Por cierto, a los comprooro no les ha hecho mucha gracia el anuncio. Será porque a lo mejor no sienten que su trabajo sea una puta mierda, como dice la señora de Aznar:

10 comentarios en “Adiós a las octavillas, a los comprooro y a los neones

  1. Qué absurdo. Lo mejor ha sido ver en la tele a Gallardón diciendo que “de alguna manera se degrada al que lleva el anuncio” pero no ha dicho de qué manera…

    Me parece que tanto el trabajo de hombre anuncio como los repartidores de octavillas de publicidad no son para nada dregadantes, son una mierda, mal pagados y muy duros, eso sí, pero son un trabajo digno. No como ser un constructor-promotor (a lo pocero’s style), presidente de un banco que gana más que el PIB de muchos paises o de una empresa que fabrique armas. Eso si que es indigno y dregadante para el ser humano.
    Pero como repercuten en un colectivo que que no está representado por ningún sindicato (tampoco es que hagan mucho en el resto de sectores) y no tienen siquiera tiempo para protestar sino para preocuparse por tener algo que llevarse a la boca pues nada, a por ellos que no son glamourosos.
    Ya podrían ir a por los pesados que te abordan por Preciados con preguntas tan absurdas como ¿Te preocupa el Medio Ambiente? o ¿Te gustan los animales? Por lo menos los otros no molestan a nadie.
    Hombre anuncio SI.
    Chirimbolo NO.

  2. Totalmente de acuerdo con lo que apunta Edu, en Preciados son mucho más molestos los que te abordan que los comprooros. No veo exactamente qué se soluciona quitándolos, aparte de dejarles sin sueldo. Yo no creo que tenga nada de indigno, pero si lo fuera, es mejor ser indigno cobrando una mierda que ser digno y morirte de hambre. Por otro lado lo de quitar los neones me parecería criminal.

    “Cuando la ciudad pinte sus labios de neón, subirás en mi caballo de cartón!”

  3. tmp molestan, y para muchas cosas es la mejor forma de publicidad.Si quitan a los repartidores d octavillas, lo comprooro que quite tb toda la publicidad q vemos, todos los banners gigantes en los edificios, los del metro… lo siguiente sera quitar las pegatinas de los cerrajeros de las puertas… y ya de paso pintarlo todo d blanco y convertirnos en 1984

  4. No son solo los repartidores de calle los afectados. ¿Es consciente Gallardón de que detrás de las octavillas se encuentran muchas imprentas de todos los tamaños, aunque fundamentalmente pequeñas, que sobreviven gracias a la impresión de estos trabajos? En tiempos de crisis, lo justo para crear más paro.

  5. Me a gustado mucho la comaprativa que a hecho el MUNDO, entre F.Alonso y H.Pancarta…. Luego leo que proibiran las publicidad en vehiculos… No entiendo nada y los “pantallazos” eso si e bonito? a claro que son los de su compradre.
    El unico trabajo denigrante que hay en madrid es ser alcalde… Por basar su trabajo en la hipocresia

  6. En Sao Paulo han quitado toda la publicidad de todas las calles de la ciudad. Por mí, que no dejen ni un neón en pie. Lo de la dignidad de los trabajos ya es otra cosa.

Deja un comentario