La Pepita is dead

Con el verano se nos ha ido uno de los locales míticos de Malasaña. Un bar de viejos con todos sus complementos (mesas cochambrosas, posters de Induráin, camareros viejos, sillas de colegio) de los que cada vez quedan menos en Madrid. Como ya os contamos el pasado noviembre, era cuestión de tiempo que chapara.

Esto sí que es un cartel, y no los flyer que reparten por ahíLa Taberna Pepita cerró el día 26 de julio, después de un largo proceso judicial en el que los dueños del edificio invitaron al matrimonio que montó el chiringuito a que se marcharan. Por lo visto, la renta antigua de 39 € que pagaban no les daba a los propietarios ni para pipas. Suponemos que ahora levantarán unos apartamentos supermonos con un local megafashion de Triball en la parte inferior, que es lo que se lleva en estos casos.

Atrás quedan muchos recuerdos acompañados de minis de kalimotxo y de cerveza tirados de precio, de raciones de bravas con una salsa de dudosa factura y de croquetas sobaqueras pero sabrosas.

Como nos perdimos la fiesta de despedida, que a buen seguro tuvo que ser apoteósica, pedimos a alguno de los que sí que estuvo que nos la cuente en los comentarios. De momento, podéis ver el vídeo cachondo que se curraron los del blog Pepita Forever, de donde he cogido la foto del cartel.

6 comentarios en “La Pepita is dead

  1. ya hay q tener poca verggüenza para llamar a los clientes “amigos”, la señora en concreto es de las personas mas bordes q he visto en el gremio de la hosteleria, q conste q a mi tb me da pena q lo cierren xq era un sitio clasico, pero esos señores jamas se han ganado mi simpatia, a pesar de q mi familia es del barrio y se conocian de toda la vida todavia estoy esperando a q me invite a una caña o q coño!q me pusiera un mini con un amago de sonrisa.

    a pesar d todo es una gran perdida, tendremos q defnder el lozano a capa y espada!!!!!

Deja un comentario