MENU

by • 3 de septiembre del 2007 • LeyendasComments (4)1560

Gallardón y una de sus leyendas urbanas

No podía faltar en esta sección. Del primer edil (y de su familia) se dicen muchas cosas y se rumorean muchas más. Una de ellas es la leyenda que le trae por aquí la tomo prestada del extinto blog de Gary Gilmore (sí, el de Accionistas Mayoritarios). Se trata la del alcalde motero.

La viva imagen del mandatario que se desvive por sus súbditos (by Gary Gilmore)Cuenta Gary que Alberto Ruiz-Gallardón tiene la sana costumbre de salir de noche a cabalgar a lomos de su moto por las calles de Madrid, en plan jinete nocturno. Que recorre la ciudad por la nueva M-30 para ver cómo ha quedado todo y se da una vuelta por las obras (pinchad en la foto) que están en marcha para ver cómo lo llevan.

Desconozco si es costumbre en los grandes mandatarios (véase Don Juan Carlos I) lo de andar en moto por las carreteras nacionales. Tampoco sé la marca de moto que usa (irá en Vespa, en Rieju o en una Honda a lo Dani Pedrosa? alguien lo sabe?), pero parece que esta leyenda es cierta. O lo era hace bien poco.

Related Posts

4 Responses to Gallardón y una de sus leyendas urbanas

  1. MATRITENSIS dice:

    No sé si será cierto, yo le he visto alguna que otra mañana (fin de semana) desayunando en un café cercano a la plaza de Oriente, sin moto.

  2. Es cierto y totalmente confirmado por él en una netrevista que le hicieron en “Lo más +” cuando era presidente de la Comunidad de Madrid. Según contó, solía recorrer los pueblospara ver las obras los domingos.

  3. inthesity dice:

    Que entrañable y que bonito esto es como cuando el rey de jordania se disfraza de subdito de a pie y se mezcla con la chusma.
    A mi me gustaría que fuera en una derbi diablo de las de toda la vida.

  4. Obtineo dice:

    Yo si estuviera en la situación pasional que dicen tiene el Alcalde de Madrid yo también podría esa excusa para escaparme de casas por las noches. Algo así como: “Cariño, me voy a ver como andan esta noche las obras de la M-30. Volveré dentro de cuatro horas más relajado…”

    Un saludo

A %d blogueros les gusta esto: