MENU

by • 8 de mayo del 2007 • CuriosidadesComments (3)1245

Un árbol para cada niño o cómo una buena idea se convierte en mala 17 años después

Sé que las habéis visto. Están en el pie de muchos árboles de Tetuán, de Salamanca, de Chamberí. Todas llevaron un nombre impreso, con dos apellidos, y una fecha.

Diecisiete años de arbolitoAlgunos ni siquiera habías llegado a la ciudad cuando las pusieron. Otros tal vez tengáis un hermano -o un hijo- al que dedicaron una. Cientos de baldosas que a un ocurrente alcalde de Madrid, Agustín Rodríguez Sahagún, se le ocurrió dedicar a todos los niños que nacieron durante el año 1990.

Diecisiete años después, la mayoría de estas placas están casi borradas, cuando no pisoteadas, sucias o manchadas con caca de perro (de esas de las que aquí tenemos a millones). Las más afortunadas fueron arrancadas de su lugar de emplazamiento original, tal vez por sus dueños.

Paseando, el otro día me encontré con una de las últimas de 1990. Se la pusieron a Sergio García, que nació justo cuando se acababa el año.

sergio.jpg

Me pregunto si sabrá dónde está su baldosín ¿Lo visitará a menudo?

Related Posts

3 Responses to Un árbol para cada niño o cómo una buena idea se convierte en mala 17 años después

  1. Arturo dice:

    Hombre ahora entre green y green y el open de Augusta lo tiene complicado pero seguro que de vez en cuando se pasa

  2. Edu dice:

    Jaja, qué ocurrente y achispado Altro 1.

    Pues justo en la calle de la casa en la que viví hasta los 19 años estaba con estos árboles-niños. La verdad es que no han tenido precisamente una partida para su mantenimiento en los presupuestos del ayuntamiento.

    A mí me parecía una iniciativa bonita, lo mismo un poco ñoño, pero la verdad es que me hubiese gustado que existiese un árbol con mi nombre.

  3. javivi dice:

    La idea esta muy bien, es algo que mola mucho, cuando naci yo la gente de mi generación tenemos ademas el cuadro que pone la hora y el dia de nacimiento yo naci a las 18:15

A %d blogueros les gusta esto: