MENU

by • 24 de abril del 2007 • En plan...Comments (13)2007

En plan botellón

Troll advisory: es miércoles, inthesity está de vuelta, así que saca tus mejores insultos, pero por lo menos léete antes el post y si quieres taza y media, prueba también en mi blog.

botellon.jpgComo dice una amiga mía, bueno en realidad una amiga de una amiga, Alcorcón: pastillas y botellón. Ella lo vale, porque es de allí – y esto lo pongo porque si no algún mandril, aka troll, se me echa encima-. Pués bien yo puedo pasar de las pastis y si me apuras también de Alcorcón, que me queda un poco lejos, pero al botellón, desde que el falso progre nos regaló esa pedazo de ley que iba a acabar con los jóvenes despendolados y con el hígado hecho paté, con el ruido en la calle, con la suciedad y quien sabe cuantas cosas más, le he pillado un gusto al botellón que en cuanti que sale el sol esto es un no parar. Vivo en el rollercoaster del botellón, por eso hoy hago proselitismo de esta sana costumbre, por eso y porque me jode no poder tomarme mi ‘servesita’ en la puerta del bar sin que los hombres de ‘bertín’ se avalancen sobre los dueños de los bares- a veces incluso contra los clientes- con la libretica, y un duro que te ha jivao riau-riau.

En plan botellón marica, la Plaza de Chueca, también llamado botellón friky, porque desde que la plaza está de moda se junta aquí toda la fauna y flora de la ciudad, o lo que es lo mismo todos los desquiciados del centro de Madrid. Entre los simpáticos una chica mix de Patty Smith y la Vaquerizo, que con su chatín instalan el radiocasette y la sábana con equipamiento vintage a la venta, ella baila y el mira. Por supuesto son carne de cañón, los favoritos de los ‘bertinboys’ , pero ellos repiten y repiten. Entre los más insoportables siempre cae algún adolescentes desinhibido que se te pone a chepa y a dar por el saco y no les digas nada poque no te los quitas de encima in con agua caliente. Antes había también gente que montaba el número hip-hop, performances de los de DT- el grupo de teatro- y cosas así, pero las terrazas han ido comiéndose la plaza para no dejar ni un centímetro cuadrado libre, que hay que recaudar.

En plan botellón percusión, la Plaza Puerta de Moros, te sientas en el banco que rodea toda la plaza con vistas al trampantojo -¿lo habré escrito bien?- y a darle. El ambiente aquí cambia las tardes de verano suele haber siempre algún grupito tocando la caja- que no partiéndosela- y empañándola con unas palmas. Los domingos al mediodía, otro gran momento botellonero suele ser más percusión hippipija con delirios perrofláuticos. ATENCIÓN: en los últimos días hemos tenido problemas para comprar cervezas en nuestros proveedores habituales de la zona, la tienda de patatas fritas que hay junto al mercado de la cebada y el chino de enfrente, y no fuera de horario, no, al mediodía. Otro amigo nos contó que no qusieron venderle vino a las 8 de la tarde en el MAXIDIA de la calle Toledo. ¿Presiones de los bares? ¿Presiones de los bertínboys? No se, sospechoso.

En plan botellón con vistas, en el Templo de Debod, uno de esos lugares donde el cuerpo te pide tirarte en la yerba a charlar con media ‘servesita’ en la mano y la otra media en el estómago. Precioso paisaje de la Casa de Campo, del Templo y de la Plaza de España, que más se puede pedir.

Related Posts

13 Responses to En plan botellón

  1. […] EN PLAN April 25, 2007 Filed under: Otros — inthesity @ Miercoles =MMM = en Plan   […]

  2. MATRITENSIS dice:

    ¡Qué asco de botellón! ojalá dependiese de mí este tema, terminaba con el botellón en un abrir y cerrar de ojos, eso sí, igual tendría que ir con escolta, pero se terminarían las cerderías de niñatos borrachos guareando, vomitando, meando y lo más importante, jodiéndome las pocas horas que puedo dormir por la noche.
    Espero que el Alcalde, la policía o el FBI termine con esta vergonzosa “tradición”

    Abajo el botellón y crucifixión a todo aquel que lo haga.

  3. MATRITENSIS dice:

    guareando no, guarrrreando

  4. Alturo dice:

    Yo soy un fans total del botellón grandes momentos, grandes charlas, grandes amigos, ain que recuerdos… ya tengo ganas de hacer uno, pero el próximo lo hacemos con calimotxo optando por la via dura

  5. Luis dice:

    Pues a mi me gusta cuando llega el buen tiempo charlar en la calle con una copita en la mano. Lo de dejarlo todo echo un asco ya forma parte de la educación de cada cual.

    ¡Arriba el botellón!

    Lo que es una hipocresía y un sinsentdo es que pueda beber en la calle sólo si la bebida no lleva alcohol (siendo una bebida totalmente legal), o poder beber sólo si me siento en la silla del que ha pagado al ayuntamiento por un trozo de MI calle, o que encima tenga que bajar la cabeza si viene el señor agente que me hace ver que me está haciendo un favor por hacer la vista gorda.

    ¡botellón de absenta para todos!

  6. MATRITENSIS dice:

    Yo sigo pidiendo la crucifixión al que haga botellón, ya sea de alcohol, de mirinda o de agua.

    La calle es de todos, pero no para que cada uno haga lo que le de la gana en ella.

    Tampoco entiendo el sentido del botellón, pudiendo hacer lo mismo en un bar, escuchando música, sentado cómodamente en un lugar limpio y pudiendo ir al baño sin orinar en la calle, no sé…

  7. didi dice:

    Hombre, yo sí que veo diferencia entre tomarlo en la calle y en un bar: básicamente, 30 céntimos una lata de cerveza frente a 1-2 € la caña. Y eso si no pasamos a bebidas mayores…

    El problema del botellón no es el de que la gente beba en la calle o no, es el de que se deja todo hecho unos zorros. Mis amigos y yo siempre hemos recogido los restos cuando nos íbamos y no meábamos en los portales. Claro que no todo el mundo hacía lo mismo.

    Por cierto, que como la crucifixión es una cosa muy seria, la guardaría para especuladores inmobiliarios, maltratadores, falsos hijos de Dios y políticos en general.

    Por cierto ¿a alguien le parecería bien que montaran en Madrid un botellódromo al estilo Andalucía?

  8. elfran dice:

    En verano es fundamental el botellón. O al menos, el beber en la calle. Hay ciertos bares que se ponen imposibles con la calor. En Lisboa practicamente nadie bebe en los bares. Entras, pides vaso de plástico, y a la calle. El ambientazo es impresionante.

    Creo que el botellón es algo inevitable, e imposible de erradicar, a no ser que lo soterren, claro.

  9. Sade dice:

    Yo de acuerdo con elFran, ese bairro Alto lisboeta… menudo ambientazo. Caipirinha en mano y sandalias. Bufff!

  10. raull dice:

    Botellón el Alcorcón: sólo tener que ir hasta allí da pereza.

    Botellón marica en Chueca: me extraña que no te hayan mirado mal toda la panda de remilgados que hay allí… si no tienes el peinado a la última ya no eres una marica en sociedad… que le vamos a hacer.

    Botellón percusión: me falta por probar este… al menos hay concierto en directo, pinta bien.

    Se te olvidó poner:
    – Botellón con vistas al viaducto: tranquilito, buena gente, y con un poco de suerte con espectáculo gore incluido (si alguien le da por tirarse).

  11. animacion dice:

    Las personas que consumen alcohol de forma abusiva e incluso las que dependen de él son prácticamente indistinguibles, a simple vista, del resto de la sociedad. Así pues, desterremos de una vez por todas los viejos estereotipos referidos a «los alcohólicos». Esos clichés en los que se asociaba esta enfermedad a los «mendigos», «viciosos», «borrachos», etc. y por los que no se aceptaba ninguna implicación del resto de la sociedad, ya que se consideraba únicamente responsabilidad del «bebedor» el mantener ese abuso.

    El hecho de que las personas dependientes puedan llevar, en algunos casos, una vida social casi normal o realizar una activad laboral, que en casi todo puede ser similar a la del resto de sus compañeros de trabajo; conlleva que en muchas ocasiones sea difícil identificar al alcohólico sólo basándonos en su apariencia o manifestaciones exteriores.

    Ahora bien, cada sustancia de abuso presentará algunas particularidades que nos ayudarán a identificar al consumidor. Nosotros planteamos, como uno de los objetivos de este texto, revelar las de los adictos al alcohol, y para ello ofrecemos algunos datos introductorios.

    Según el Observatorio Español Sobre Drogas, se está asistiendo a una mayor penetración social del uso del alcohol con una reducción de los consumos habituales. Los adultos consumen de forma más regular durante la semana (vino y cerveza) y, aunque su conducta no genere alarma social, son los adultos los que atesoran la mayor parte de los problemas derivados del abuso del alcohol. La edad media del primer consumo es a los 13 años. El consumo semanal llegaría a los 14 años, siendo los jóvenes de 20 a 24 años los que con mayor frecuencia se embriagan.
    Los adolescentes han pasado de la cultura de la litrona de los años 80 al patrón nórdico de los 90: consumo en atracones de fin de semana. Así, los jóvenes se convierten en consumidores de fin de semana y días festivos, siendo el lugar de consumo de alcohol la calle, los sitios de diversión, en compañía de «colegas» de grupo, fuera del ámbito del hogar, y en algunos casos asociados con tabaco, hachis, marihuana, cocaína, heroína o drogas sintéticas.

    Hoy en día muchos jóvenes tienen mayores oportunidades y disponen de más ingresos, pero por ello son más vulnerables a las técnicas de marketing y ventas, que cada vez son más agresivas en los productos de consumo y sustancias potencialmente peligrosas como el alcohol. La información que se suministra acerca de las drogas es contradictoria y difusa. Los mitos sobre el alcohol, la confusa división entre drogas “duras” y “blandas”, hacen que la decisión tomada no sea libre ya que se basa en información incorrecta.

    Las principales tendencias en los patrones de consumo de alcohol entre los jóvenes son:

    – La mayor experimentación con el alcohol entre los/as niños/as.
    – El aumento en los consumos de alto riesgo, como consumos excesivos en cortos periodos de tiempo y de «borracheras», especialmente entre adolescentes y adultos jóvenes.
    – La mezcla de alcohol con otras sustancias psicoactivas (policonsumo).
    – En algunos jóvenes hay claros vínculos entre el consumo de alcohol, tabaco y drogas ilegales.
    A nivel epidemiológico la relevancia del alcohol se encuentra no sólo en el hecho de que sea la droga más consumida por los adolescentes y jóvenes. Los jóvenes llegan al «uso» y/o «abuso» de alcohol como rito de iniciación a la adolescencia, forma parte de sus vidas y de la sociedad en la que viven. De ahí que el alcohol sea considerado como indispensable en cualquier fiesta. Estas actitudes ante el tóxico son aceptadas por la sociedad, de mejor o peor grado, asistiendo al ritual, cada vez más frecuente en este sector juvenil, de beber porque todos lo hacen, no está mal visto y si no lo haces el grupo de pares te puede considerar «raro».

    Esta asociación entre diversión, alcohol y otras drogas es un fenómeno generalizado en Europa. La Organización Mundial de la Salud (OMS) informa que el 5 % de las muertes de jóvenes de 15 a 19 años de edad, en todo el mundo, está asociado con el consumo de alcohol. Sin despreciar el hecho de que «abusar del alcohol» es ya un serio problema, la ingesta de bebidas alcohólicas provoca el 4 % de todas la enfermedades y causa, además, entre el 20 y el 40 % de los cánceres de esófago, hepatitis, epilepsia, accidentes de circulación, agresiones y homicidios.

    El Alcoholismo se revela como «un problema» con implicaciones médicas, psíquicas, educativas, sociales y comunitarias. Aún así, tenemos pocas oportunidades de conocer la misión de prevención que muchos profesionales y organizaciones desarrollan cada día. Y la lucha por la prevención del abuso alcohol, lo mismo que contra el consumo de otras drogas, es una parte fundamental del proceso educativo de la sociedad, la escuela y la familia.

    Siguiendo a la OMS, convertimos en este momento a la educación sobre drogas en «aquellas actuaciones dirigidas a aumentar la capacidad para tomar decisiones, esclarecer los valores, facilitar su puesta en práctica y desarrollar la aptitud para enfrentarse con diversas situaciones».

  12. inthesity dice:

    “El hecho de que las personas dependientes puedan llevar, en algunos casos, una vida social casi normal o realizar una activad laboral, que en casi todo puede ser similar a la del resto de sus compañeros de trabajo; conlleva que en muchas ocasiones sea difícil identificar al alcohólico sólo basándonos en su apariencia o manifestaciones exteriores”.
    Joder, nunca me habían llamado alcohólico por tomarme una cervecita al aire libre, en tiempos me la tomaba en la puerta del bar, cuando me lo prohibieron en la calle y ahora en ningún sito, será que Gallardón me ha salvado de la adicción?
    Ya en serio, no creo que este texto sea apologia del alcoholismo, ni siquiera que incite a la gente a hacer botellón, simplemente es un alegato contra la ola de puritanismo que nos inivade y a lo cínico de la medida, nadie te prohíbe beber mientras lo hagas como y donde quiera el alcalde y no hablo de menores sino de adultos que se toman UNA CERVEZA en la puerta de un bar cuando hacae bueno o en el banco de la puerta de su casa.

  13. antony.c dice:

    bueno 1ro cada quien drisfruta de su vida como el o ella le paresca .en my punto de vista bueno si he rumbeado y jodido demaciado con mis pana en la cual hasta su determinado tiempo. pero mi manera de pensar hacerk de botellon no me gustaria vivir esae momento de la vida ya q de mi parte lo veo como q llegarian hacer personas con falta de educacion pero cada quien con su vida mientras q uno se sienta bien con lo q haga le sabe a comino los demas.ese es mi manera de pensar……………….ha se me olvidaba me llamo antony busco amigos panas men mi msn es el cartel2701@hotmail.con tengo19 años

A %d blogueros les gusta esto: