MENU

by • 17 de febrero del 2007 • CuriosidadesComments (7)4146

El juego de la paz: Monopoly madrileño de posguerra

En una de mis excursiones callejeras rebuscando entre trastos viejos encontré una auténtica joya: el juego de La Paz, una suerte de juego de bienes raíces clavadito al Monopoly, pero aún más castizo.

Desconozco su fecha de edición, aunque tal vez date de los años cuarenta, a juzgar por los dibujos que acompañan al tablero (un enfrentamiento armado y el arco de la victoria de Moncloa).

A falta de que uno de nuestros lectores pregunte por él a sus padres/abuelos y nos indique si el juego era una imitación o no del citado Monopoly o del popular Palé (aquí, toda su historia), pasamos a disecionarlo calle a calle:

La verdad es que si unas calles del centro merecen ser las más baratas del juego, esas son Leganitos y Ribera de Curtidores. Son las mejores para invertir, pero qué poquito se cobra por tener una casa en ellas. Algunas de las vías cambian de color con respecto al juego del Monopoly, aunque los nombres son básicamente los mismos.

Resulta curioso que, a pesar de llamarse el juego de La Paz y tener ciertas reminiscencias franquistas, se mantengan los nombres de Gran Vía (en lugar de Gran Vía de José Antonio) y La Castellana (en un tiempo conocida como avenida del Generalísimo).

En lugar de la compañía de luz y del agua, en este juego tenemos la Eléctrica Madrileña y el Canal de Lozoya. Y las estaciones son Norte (quién te ha visto y quién te ve), Delicias, Mediodía y Getafe. Las casitas y los hoteles son triángulos de plástico (ni puertas ni chimeneas).

Y lo mejor de todo: el dinero. Billetes desde una peseta a quinientas. Toda una pasta.

*nota: todas las imágenes son ampliables, si pinchas en ellas. Y sí, la colcha sobre la que están puestas es de Ikea.

Related Posts

7 Responses to El juego de la paz: Monopoly madrileño de posguerra

  1. javivi dice:

    habla con propiedad didi, por muchas ganas que tengas de que sea tuyo, quien se lo encontro fui yo, pero ya sabes que te lo dejo cuando quieras.

  2. anaccapote dice:

    pero si es clavado al monopoly¡¡¡¡¡ no lo he visot nucna, rpeguntaré a mis padres a ver.. pero que fuerte no?? como cmabian las coss, debe ser que solo le cambiaron el bombre porque por lo que veo toodo es igual, veo hasta la bombilla esa… La Paz, que fuerte….

  3. […] El juego de la paz: Monopoly madrileño de posguerra […]

  4. JJ dice:

    Agrege aquí su comentario

    Soy periodista de QUÉ! y me gustaría contactar didi para poder realizar un reportaje acerca de este asunto. Gracias.

  5. […] Y mi curiosidad favorita, El Juego de la Paz, un Monopoly de la España de postguerra que un amigo encontró hace poco entre la basura.    […]

  6. […] decir, “en la salida”. No, claro que no uso mis tiempos para jugar al Monopoly (o su homólogo La Paz). Han comenzado las clases, los primeros contactos con los […]

  7. […] decir, “en la salida”. No, claro que no uso mis tiempos para jugar al Monopoly (o su homólogo La Paz). Han comenzado las clases, los primeros contactos con los […]

A %d blogueros les gusta esto: